Hoy cumplen años

  • 1943: Jim Morrison, cantante estadounidense, de la banda The Doors (f. 1971).
  • 1956: Warren Cuccurullo, guitarrista ítalo-estadounidense, de la banda Duran Duran.
  • 1957: Phil Collen, guitarrista británico, de la banda Def Leppard.
  • 1959: Fernando Fher Olvera, cantante mexicano, de la banda Maná.
  • 1966: Sinéad O’Cnnor, cantautora irlandesa.
  • 1973: Corey Taylor, vocalista estadounidense, de las bandas Slipknot y Stone Sour.

Tal día como hoy nos dejaron

  • 1980: John Lennon, cantante y compositor británico, de la banda The Beatles (n. 1940).

Nació en Melbourne (Florida) el 8 de diciembre de 1943. Sus padres eran Clara (de soltera, Clarke) de origen irlandés y George Stephen Morrison de ascendencia escocesa e inglesa. Tuvo dos hermanos: Anne y Andy Morrison. Su padre era un militar estadounidense(almirante del primer navío nuclear).

Desde niño y por la profesión de su padre, su familia se trasladó a varias ciudades de Estados Unidos por lo que vivió en diversas bases militares (a los catorce años de edad ya había tenido siete hogares).

Según se cree, este tipo de vida sin apego a lugares o personas, caló profundamente en su forma de ser. Escribía poesía, pintaba algo y leía vorazmente. Desde muy joven estuvo fascinado por la literatura y la poesía.

Estudió en la Universidad Estatal de Florida y después cine en la UCLA, en Los Ángeles, formando parte de la misma generación que el famoso cineasta Francis Ford Coppola que, años después, utilizaría el tema The End como banda sonora de introducción para Apocalypse Now, película ambientada en la guerra de Vietnam.

Decidió centrarse en lo que consideró siempre su verdadera vocación: la poesía. Con esa intención se trasladó a Venice Beach en Los Ángeles, California, viviendo en la azotea de un edificio o en las casas de algunas mujeres.

Esta fue una época de descubrimientos para Jim Morrison. Por un lado, el acercamiento a las drogas psicodélicas que tanto le fascinaban, como el peyote, la marihuana y el LSD (según se dice, su favorita), cortesía de autores como Baudelaire y Aldous Huxley, y por otro, el nacimiento de la cultura hippie que florecía por doquier y de la que vivió rodeado. A pesar de sus innumerables amantes, siempre estuvo al lado de Pamela Courson, que le perdonó sus infidelidades.

Jim Morrison decía de ella que era su alma gemela, su amor cósmico. Su visión del mundo estaba algo alejada de cuestiones hippies fundamentales, como el acercamiento al espíritu a través de la meditación, el vegetarianismo o la astrología. Leía textos complejos para la mayoría. Uno de sus profesores relató a sus biógrafos que solía acudir a la Biblioteca del Congreso para comprobar si existían algunos de los libros que decía haber leído.

Con intención de difundir su poesía, Morrison enseñó un par de trabajos que podían ser musicalizados. Manzarek pidió que le cantara alguno y, sobre la arena de Venice, tímidamente, entonó los primeros versos de Moonlight Drive.

Al escucharlo, Manzarek quedó sorprendido por su talento y le pidió que formaran una banda de rock, lo que Jim aceptó “para ganar un millón de dólares”, como ya siendo famosos comentarán.

Después de varios cambios en los integrantes del grupo, terminaron formando The Doors: Ray Manzareken los teclados, Robby Krieger en la guitarra y John Densmore en la batería (estos dos últimos procedentes del grupo The Psychedelic Rangers), además de la voz de Jim Morrison.

El nombre que escogieron procede del título del ensayo Las puertas de la percepción de Aldous Huxley sobre la mescalina, inspirado a su vez en la cita de William Blake “Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito” (“If the doors of perception were cleansed every thing would appear to man as it is, infinite”).

Después de dar muchos conciertos en locales de Los Ángeles, consiguieron un contrato para tocar en el bar conocido como “Whisky a Go Go”. Noche tras noche tocaban sus canciones más populares, entre las que se encontraba una larga canción compuesta a base de improvisaciones denominada The End. Morrison añadía o quitaba de ella versos a placer, dependiendo de su estado de humor.

Un día, después de haber consumido grandes cantidades de alcohol, marihuana y LSD, tuvo que ser llevado por sus compañeros casi a rastras hacia el bar y, de alguna forma, lograron hacerlo cantar. Al llegar a la interpretación de The End, tal como hacía siempre, comenzó a improvisar sobre la música, pero aquel momento habría de terminar formando parte no solo de la leyenda de The Doors sino del imaginario rockero en general.

Morrison compuso en directo una breve y original versión de la tragedia Edipo rey de Sófocles en la que Edipo, por azar del destino, termina matando a su padre y desposándose con Yocasta, su madre.

En la versión grabada para su primer álbum, esta última frase será sustituida por un grito de Morrison. En cualquier caso, para el dueño del local, aquello fue demasiado y los echó mientras, según se cuenta, todo el público gritaba de emoción. Paul A. Rothchild, productor y por aquel entonces dueño de la empresa discográfica Elektra Records, se encontraba allí aquella noche y siguió al grupo hasta la puerta trasera, donde les expresó su admiración y les propuso grabar un disco cuanto antes.

En 1967 el grupo publicó su primer álbum llamado simplemente The Doors. Fue con el sencillo Light My Fire, escrito íntegramente por Robbie Krieger, y con el que el grupo se mantuvo varias semanas a la cabeza de popularidad en la revista Billboard, durante el famoso verano del amor de 1967.

Cabe resaltar el acusado cambio que experimentó Morrison hasta convertirse en la estrella del grupo The Doors. Durante su infancia y adolescencia tuvo muchos problemas de personalidad, que hicieron que fuera una persona muy insegura.

Su mayor influencia, como cantante y en cuanto al medio escénico, fue Elvis Presley, a quien no conoció ni vio en concierto pero de quien conocía prácticamente todo su repertorio, especialmente lo producido en la discográfica SUN, como Mystery Train, que interpretó muchas veces en sus conciertos en vivo.

Su mayor obstáculo para unirse al grupo fue que sufría pánico escénico. En los primeros conciertos incluso cantaba dando la espalda al público. Fue tanto el impacto que tuvieron en él las drogas que se convirtió en un experto en el tema, interesándose por el chamanismo dada su estrecha relación con el peyote.

Su actitud provocadora en escena, perturbando el orden público, hizo que sus conciertos fueran prohibidos en varias ciudades de los Estados Unidos.

The Doors tuvieron el reconocimiento nacional después de firma con Elektra Records en 1967. El sencillo “Light My Fire” (Enciende mi fuego), permaneció tres semanas en el número uno de la lista Billboard Hot 100 entre julio y agosto de 1967.

Esto fue un llanto muy lejos de The Doors calentado para Sion and Garfunkel y tocando en escuelas secundarias en Connecticut ese año. Más tarde The Doors se presentaron en el Show de Ed Sullivan, un popular programa nocturno dominical por televisión en donde también se presentaron “The Beatles” y “Elvis Presley” en los Estados Unidos.

Ed Sullivan pidió dos canciones de The Doors para el show: “People Are Strange

y “Light My Fire“.

Sullivan insistió en su censura para que The Doors cambiaran los coros de la canción “Light My Fire“, de “Girl we couldn’t get much higher” to “Girl we couldn’t get much better” (La chica que no puede obtener mucho por la chica que no puede ser la mejor) para los televidentes. Esto fue entendido y percibido como una referencia relacionada con las drogas en los coros originales.

Las sesiones de grabación para el tercer álbum en abril fueron muy tensas como consecuencia de la creciente dependencia del alcohol por parte de Morrison. Acercándose al clímax de su popularidad, The Doors tocó en una serie de eventos al aire libre, lo que condujo a frenéticos enfrentamientos entre los fans y la policía, particularmente en el Chicago Coliseum el 10 de mayo.

La banda empezó a variar su material a partir de su tercer LP, Waiting for the Sun, cansados de su repertorio original, y empezaron a escribir obras nuevas. Se volvió su primer LP #1, y el single “Hello, I Love You” fue su segundo y último single #1 en los Estados Unidos.

También incluye la canción “The Unknown Soldier“, del cual dirigieron otro videoclip,

y “Not to Touch the Earth“, extraído de su legendaria pieza conceptual, Celebration of the Lizard, aunque fueron incapaces de grabar una versión satisfactoria de la pieza entera para el LP. Fue puesta a la venta años más tarde en una compilación de Grandes Éxitos, y en su disco Absolutely Live.

El 9 de diciembre de 1967, The Doors dio un concierto infame en el New Haven Arena de New Haven, Connecticut, que terminó abruptamente cuando Morrison fue detenido por la policía local. Morrison se convirtió en el primer artista de rock en ser arrestado en el escenario durante un concierto.

Morrison mantenía un encuentro sexual con una chica detrás del escenario en una cabina de ducha del baño antes del inicio del concierto, cuando un oficial de policía se encontró con ellos. Sin darse cuenta de que él era el cantante principal de la banda a punto de actuar, el funcionario avisó a Morrison y a la chica de salir, a lo que Morrison respondió: “Cómetelo

El policía sacó un frasco de gas pimienta y advirtió al cantante:

“La última oportunidad de que te largues de aquí, este lugar es solo para The Doors“, a lo que Jim respondió: “Yo soy The Doors“. La chica corrió y Morrison fue atacado, pero Manzarek relata en su libro que tanto Jim como la chica fueron gaseados, y que el concierto se retrasó por una hora mientras Jim se recuperaba. El policía finalmente se disculpó con Jim y le dijo: “Creí que solo eras un chico”, a lo que Jim contestó con sarcasmo: “¿Solo un chico? ¿eh?”.

A mitad de la primera serie, Morrison hizo un discurso a la audiencia, describiendo lo que había sucedido, mientras tocaban “Five To One“; título que se refiere a que por cada adulto hay cinco jóvenes.

Jim relataba lo que hacía con una chica detrás del escenario. “Les contaré algo que me sucedió hace una hora” dijo Jim en medio de la canción Five To One, “me divertía con una chica, cuando llegó uno de esos cerdos vestidos de azul” burlándose del policía que lo había agredido, “Ese cerdo me roció los ojos”, dijo Jim mientras el público se agitaba, relataba lo que le habían hecho mientras se burlaba de los policías diciendo: “¡Sí! esos cerdos vestidos de azul, con su sombrero”, a lo cual los policías que estaban enfrente del escenario se volteaban uno por uno para ver a Jim.

El concierto finalizó cuando Morrison fue arrastrado fuera del escenario por la policía, llevado a una comisaría local, fotografiado y fichado por cargos de incitar a un motín, indecencia y obscenidad pública. Los cargos contra Morrison, así como aquellos contra tres periodistas también detenidos en el incidente (Mike Zwerin, Yvonne Chabrier y Tim Page), se retiraron varias semanas más tarde por falta de pruebas.

Después de un mes de escandalosas actuaciones en el Singer Bowl en Nueva York, realizaron su primera gira fuera de Estados Unidos, una minigira por Europa. La banda celebró una conferencia de prensa en el Institute of Contemporary Arts en Londres y tocó en el Teatro The Roundhouse.

Los resultados del viaje fueron televisados en la cadena británica Granada Television, en un show llamado The Doors Are Open, años después sacado en vídeo a la venta.

La banda tocó algunos conciertos más en Europa, incluyendo un show en Ámsterdam sin Jim Morrison, después de que tuviera un colapso por el uso de drogas. Morrison volvió a Londres el 20 de septiembre y se quedó allí por un mes.

El grupo tocó nueve conciertos más en Estados Unidos, y se puso a trabajar en su cuarto LP. 1969 será un año difícil para The Doors, pero empieza con un show a estadio lleno en el Madison Square Garden en Nueva York el 24 de enero y un exitoso single, “Touch Me (The Doors)” (lanzado en diciembre de 1968), que alcanzó el nº 3 en los Estados Unidos.

Ese mes Morrison asistió a una producción de teatro que cambió el rumbo de su vida, y la del grupo. En el Bovard Auditorium The Living Theatre de la University of Southern California, se toma el escenario con un show que invitó a la gente a dejar a un lado sus inhibiciones y abrirse paso a la libertad.

Esto atrajo la búsqueda de libertad de Morrison, desembocando en una sesión improvisada la tarde siguiente, el 25 de febrero, la legendaria sesión “Rock is Dead“, a la venta en el Box set de 1997, dando paso a uno de los episodios más controvertidos de la vida de Morrison.

El incidente ocurrió el 1 de marzo de 1969, en el Dinner Key Auditorium en Miami, Florida. El auditorio de 6900 asientos había sido sobrevendido hasta doblar la capacidad del salón, y los fans estaban sofocados y sin aire acondicionado. Desde el momento en que la banda caminó por el escenario, Morrison empezó a gritar al micrófono:

Ahora escuchadme, no estoy hablando de no revolución, no estoy hablando de no manifestarse”.

Estoy hablando de pasarlo bien, Estoy hablando de pasarlo bien este verano. Vengan todos a L.A., salgan de aquí, vamos a acostarnos en la arena y a enterrar nuestros dedos en el océano, y vamos a pasarlo bien. ¿Están listos, están listos, están listos, están listos, están listos, están listos, están listos?

¡Ahora escúchenme! Yo solía pensar que todo esto era una gran broma. Solía pensar que era algo para reírse. Entonces estas últimas noches conocí a algunas personas que estaban haciendo algo ¡Estaban tratando de cambiar el mundo! ¡Yo quiero unirme a ese viaje! Quiero cambiar el mundo. Cambiarlo. Siiiiií… cambiarlo.

Después de unos minutos Morrison cambió el tono:

Ahora escúchenme, no estoy hablando de no revolución, no estoy hablando de no manifestarse. ¡Estoy hablando de divertirse! ¡Estoy hablando de bailar! ¡Quiero ver a todos de pie y bailando! ¡Quiero verlos bailando en la calle este verano! Quiero verlos divertirse. Quiero verlos correr por ahí. Quiero verlos pintando la ciudad. Quiero verlos haciendo ruido. Quiero verlos gritar. Quiero ver diversión. ¡¡¡Quiero ver su diversión!!!

La grabación se acerca a su final con las siguientes palabras:

¡CUALQUIER COSA QUE QUIERAN HACER! ¡HÁGANLO! ¡HÁGANLO! ¡HÁGANLO! ¡HÁGANLO!

El incidente queda inconcluso. Morrison dijo:

“Gasté mucho tiempo en el juicio de Miami. Casi un año y medio. Pero supongo que fue una valiosa experiencia porque antes del juicio tenía una mirada infantil y poco realista acerca del sistema judicial Americano. Mis ojos se han abierto un poco”.

Aunque el incidente de Miami dañó la reputación de la banda, Morrison quedó algo tranquilizado con sus resultados. Después dijo: 

“Pienso que fue sólo alimentar la imagen que se estaba creando alrededor mío… y a eso le puse fin en una gloriosa tarde”.

Aunque Morrison recibía gran parte de la atención, incluyendo su imagen en las carátulas de los discos, para él era categórico que todos los miembros de la banda debían recibir igual reconocimiento. Antes de un concierto en el cual el animador anunció el grupo como “Jim Morrison y The Doors“, Morrison se negó a aparecer hasta que se anunciara al grupo de nuevo como “The Doors“.

Mientras Morrison nunca se sintió cerca de su familia real, era extremadamente protector con los miembros de su banda. Según se dice, una vez le dijo a Ray Manzarek que nunca se sentía cómodo en una situación social a menos que éste u otro miembro de la banda estuvieran con él. De algún modo veía a The Doors como su familia de reemplazo.

Sistemáticamente rechazó cada oportunidad de grabar un álbum como solista que se le ofrecía.

En sus últimos dos años de vida, Jim Morrison redujo su uso de drogas psicodélicas y empezó a beber excesivamente, lo que afectó pronto a su rendimiento en el estudio. Aparentemente para escapar de la imagen del “Rey Lagarto”, que lo había dominado, Morrison se dejó crecer una abundante barba, obligando a Elektra a usar fotos tomadas anteriormente en su carrera para la carátula de Absolutely Live, lanzado en 1970.

El álbum presenta actuaciones grabadas en el tour de The Doors de 1970, el concierto de 1969 en el Aquarius Theatre e incluye una versión completa de “The Celebration of the Lizard“.

La única aparición pública de este tiempo fue en un especial televisivo de la PBS grabado en abril, y transmitido el mes siguiente. El grupo tocó canciones del siguiente álbum, The Soft Parade, incluyendo una espléndida versión de la pista con el mismo nombre.

El grupo continuó con su gira en el Teatro del Chicago Auditorium Theater el 14 de junio, y tocó dos fechas en el The Aquarius Theatreen Hollywood el 21 de julio y 22 de julio, ambas lanzadas más tarde en CD. Fueron un nuevo tipo de conciertos de The Doors, donde el énfasis estaba puesto en la banda y la gente pasándolo bien.

El barbudo Morrison usaba ropa más holgada y guiaba la banda hacia una dirección más “Blues”, con canciones como “Build Me A Woman“,

I Will Never Be Untrue“,

y “Who Do You Love“.

Todavía su voz no perdía su poder, y la banda podía deslumbrar con sus presentaciones de “When the Music’s Over

y “Celebration of the Lizard“.

El 1 de marzo de 1969, fue llevado a juicio a raíz de una actuación en la que algunos asistentes afirmaron que enseñó su pene y simuló una masturbación, entre otras cosas (aunque no hubo pruebas fehacientes).

En 1971, ante el riesgo de ser condenado a prisión, decidió abandonar la música y radicarse en París, dedicado por completo a su mayor inclinación: la poesía.

Es importante hacer notar que Morrison abandonó la carrera musical en su momento de mayor popularidad, cuando The Doors estaba convirtiéndose en el único grupo norteamericano que competía con éxito con las grandes bandas inglesas como The Beatles o The Rolling Stones.1

Con su nombre completo, James Douglas Morrison, ya había publicado dos pequeños libros de poemas The Lords (Los Señores) y The New Creatures (Las Nuevas Criaturas), así como el opúsculo An American Prayer (Una oración americana) y Ode to L.A. (Oda a Los Ángeles), poema repartido entre los seguidores del grupo en un concierto a raíz de la muerte de Brian Jones, guitarrista de los Stones, ahogado en una piscina.

La mañana del 3 de julio de 1971 Pamela Courson lo encontró muerto en la bañera de su piso del barrio de Le Marais en ParísFrancia, donde vivían juntos (aunque existen muchas otras versiones sobre su muerte, incluyendo la idea de un suicidio y de un asesinato). Se declaró que murió por un paro cardíaco, según su acta de defunción.

Existen personas que ponen en duda la versión oficial, afirmando que las circunstancias fueron algo extrañas. Se dijo que el padre de Jim sacó el cuerpo de su hijo del cementerio para llevarlo a Estados Unidos, pero fuentes del Père Lachaise, el famoso cementerio donde fue enterrado, aseguran que nadie se puede llevar un cuerpo sin que la administración lo sepa.

Incluso se puso en duda el hecho mismo de su muerte. Otras versiones afirman que sufrió una sobredosis de heroína (a la que no era aficionado) en los lavabos del club nocturno parisino Rock ‘n’ Roll Circus y fue posteriormente trasladado a su casa.

Es indudable que había sido consumidor habitual de varios tipos de drogas (LSD, cannabis y peyote) y, según se dice, siempre defendió el uso de estas sustancias psicoactivas. Sin embargo, no es probable que consumiera heroína, principalmente porque tenía diagnosticada una fobia a las agujas. De hecho, cuando sorprendió a su novia Pamela inyectándose, fue en busca del proveedor, conocido de ambos, para darle una paliza.

Se dice que la cocaína también era droga de su predilección por su efecto “acelerador”. No obstante, sobre todo utilizó las drogas propuestas por la comunidad hippie para alcanzar estados de equilibrio y paz, además de alcohol en abundancia.

Ray Manzarek, teclista de The Doors, declaró:

“Si existe un tipo capaz de escenificar su propia muerte –creando un certificado de muerte ridículo y pagando a un doctor francés– , poner un saco de ciento cincuenta libras dentro del ataúd y desaparecer a alguna parte de este planeta –África, quién sabe– ese tipo es Jim Morrison. Él sí sería capaz de llevar todo esto a buen puerto”.

Jim Morrison murió a los 27 años al igual que otros famosos músicos como Brian JonesJimi HendrixJanis Joplin y Kurt Cobain. Su epitafio está escrito en griego antiguo (“ΚΑΤΑ ΤΟΝ ΔΑΙΜΟΝΑ ΕΑΥΤΟΥ”) que se traduce como “fiel a su propio espíritu” (o “de acuerdo con su propio demonio”).

Marianne Faithfull reveló a la revista británica Mojo en agosto de 2014 que Jean de Breteuil supuestamente facilitó heroína de alta pureza a Jim Morrison, siendo así responsable de su muerte.

Documento sin título

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here