Hoy cumplen años:

1932: Patsy Cline, cantante estadounidense de música country (f. 1963).
1956: Mick Brown, baterista estadounidense, de la banda Dokken.
1968: Marcus Siepen, guitarrista estadounidense, de la banda Blind Guardian.
1979: Pink, cantante y compositora estadounidense.
1988: Gustav Schäfer, baterista alemán, de la banda Tokio Hotel.

Tal día como hoy nos dejaron:

2010: Rich Cronin, cantante estadounidense (n. 1975).

Cline nació como Virginia Patterson Hensley en Gore, Virginia, a 12 millas de Winchester, siendo la hija mayor de Sam Hensley, un herrero de 43 años y de su esposa Hilda Patterson una costurera de 16 años. Tenía una hermano y una hermana menores, Samuel y Sylvia. Conocidos familiarmente como Ginny, John y Sis. La familia se mudaba frecuentemente, hasta que finalmente se establecieron en Winchester cuando Patsy tenía ocho años. Sam Hensly abandonó a su familia en 1947, pero los niños en casa sin embargo, fueron felices.

Cline comienza en la música a edad temprana, cantando en la iglesia junto a su madre. Se quería parecer a estrellas como Kay Starr, Jo Stafford, Hank Williams, Judy Garland y Shirley Temple. Tenía un tono autodidacta pero no podía leer música. Cuando Patsy tenía 13 años, fue hospitalizada por una infección en la garganta y fiebre reumática. «La fiebre afectó mi garganta y cuando me alivié tenía un voz parecida a la de Kate Smith».

Ayudando a su familia por ausencia de su padre, Cline abandonó la secundaria y trabajó en el Triangle Dinner, un negocio de venta de sodas como camarera, que se localizaba en la calle de su escuela primaria John Handley High. Después de estar observando a los ejecutantes a través de la ventana de una emisora local de radio, se puso en contacto con el disc jockey de WINC y con el coordinador de talentos Jimmy McCoy si podía cantar en su show. Su presentación fue bien recibida en 1947 y quedó como miembro del coro. Esto le dio oportunidad de aparecer en clubes nocturnos locales, vestida con ropa western con flecos, que su madre le confeccionó y sería los diseños distintivos de Patsy en sus actuaciones.

Cline presentó su talento y variedad en este show en Winchester y la zona de Tri-State. Esto incrementó su aparición en la estación de radio local ganando un gran seguimiento. En 1954, Jimmy Dean supo de una joven estrella del country, la escuchó y la llevó al Connie B. Gay’s Town and Country Jamboree, un show de radio, que salía al aire en vivo, cada fin de semana en la WARL en Arlington, Virginia.

Patsy se casó con el contratista Gerald Cline el 7 de marzo de 1953. El matrimonio terminó en divorcio el 4 de julio de 1957. El fracaso de su matrimonio se achacó al conflicto entre el deseo de cantar profesionalmente y sus deseos de ser una simple ama de casa. No tuvieron hijos.

Se casó por segunda vez con el operador linotipista Charlie Dick el 15 de septiembre de 1957. Fueron padres de dos niños, Julie Dick nacida el 25 de agosto de 1958 y Dick nacido el 22 de enero de 1961. Su esposo le sobrevivió a su muerte y falleció el 5 de noviembre de 2015 a la edad de 81 años.

Bill Peer, su segundo manager, fue quién le dio el nombre de Patsy, por su apellido, Patterson. En 1955 le ganó un contrato para Four Star Records, sello al cual él estaba afiliado. Four Star la tuvo bajo contrato con Coral, subsidiaria de Decca Records. Patsy firmó con Decca en su primera oportunidad tres años después.

Durante su primer contrato solo grabaría las canciones de los compositores de Four Star, con lo cual Cline se encontró limitada. Más tarde expresaría sobre la firma con el sello, que pensó que nadie la llamaría, por lo cual aceptó el acuerdo. Su primera grabación para Four Star fue «A Church, A Courtroom & Then Good-Bye«, que llamó un poco la atención, a través de sus apariciones en the Grand Ole Opry. Estas presentaciones no fueron grabadas, pese no lo estipulaba el contrato y ella podía cantar lo que quisiera, al terminar la temporada. Esto facilitó su sentimiento de «sofocación».

Entre 1955 y 1957, Cline grabó material honky tonk, con canciones como «Fingerprints«,

«Pick Me Up On Your Way Down«,

«Don’t Ever Leave Me Again«,

y «A Stranger In My Arms«.

Cline co-escribió las dos últimas. Ninguna de estas canciones tuvieron éxito notable. Experimentó con el rockabilly.

De acuerdo al productor de Decca Records Owen Bradley, las composiciones de the Four Star solo insinuaron el potencial de Patsy. Bradley consideró que su voz debía de ser mejor valorada para la música pop, pero Cline junto con Peer y los otros productores de Four Star, insistieron que ella podía cantar música country, y su contrato también lo establecía. Por ese tiempo Bradley trató de darle una canción que pudiera ser considerada para ese tipo de música. Entró en pánico cuando perdió su violín de country y su guitarra de acero. Frecuentemente revelaba que ella deseaba cantar música country y a la tirolesa. Grabó 51 canciones con Four Star.

El 1° de Julio de 1955, Cline hizo su debut en un programa de noticias en televisión en una versión acortada del the Grand Ole Opry en ABC-TV. Esto fue seguido de presentaciones en Ozark Jubilee más tarde en ese mes y regresó al show en abril.

En 1956, Cline se reunió con el nativo de Winchester Charlie Dick, un operador linotipista y hombre con buena suerte con las damas y quién frecuentaba el club local en donde cantaba los fines de semana, en Berryville, Va. a 8 millas de Winchester, con un repertorio de danza donde era el vocalista. Su crudo encanto y persistencia resultaron en pedirle matrimonio a Cline, pero ella estaba de nuevo manteniendo una relación sentimental con su mánager Bill Peer. (Honky Tonk Angel, The Intimate Story of Patsy Cline, Pages 52–55.]. A finales de ese año, mientras miraba material para su primer albúm, «Walkin’ After Midnight» apareció, siendo escrita por Don Hecht y Alan Block. A Cline inicialmente no le gustó esta canción por que le recordaba «solo una antigüita y pequeña canción pop». Los compositores y el sello discográfico insistieron que la grabará.

A finales del otoño de 1956, audicionó para Arthur Godfrey’s Talent Scouts en New York City, y fue aceptaba para cantar en el show de la CBS-TV el 21 de enero de 1957. El «descubrimiento» de Cline por Godfrey fue típico. Su buscador de talentos (entonces su madre) presentó a Patsy, quién supuestamente cantaría «A Poor Man’s Roses (Or a Rich Man’s Gold)». Pero los productores del show insistieron que cantara «Walkin’ After Midnight» en su lugar, desde que ella fue liberada por Decca Records. La canción fue catalogada como una canción country, y grabada en Nashville, y el equipo de Godfrey insistió que apareciera con un vestido de cocktail el cual había sido confeccionado a mano por su madre con detalles vaqueros.

Las entusiastas ovaciones de la audiencia hicieron que los aplausos llegaran a la cima, ganando a la competencia. Después del show de Godfrey, los oyentes empezaron a llamar a las emisoras de radio para que les tocaran esa canción, que fue liberada como un sencillo. Claine tuvo una presentación y había aparecido en la TV nacional tres veces, en la cual Godfrey miró por su estrella. Un par de semanas después, Cline aparecerá regularmente en el programa de radio de Godfrey. Desacuerdos sobre su control creativo causaron que fuera despedida.

Después del divorcio de Cline, se casó con Charlie Dick el 15 de septiembre de 1957. Cline consideró a Dick como «el amor de su vida». Su matrimonio recibió mucha publicidad y controversias inclusive mencionando supuestos abusos, maltrato, rumores que persistieron hasta después de su muerte.

«Walkin’ After Midnight» (Caminando después de la medianoche) llegó al N° 2 en la lista de country y al N° 16 en la lista de pop, haciendo que Cline fuera la primera cantante de música country en tener un hit en ambas listas. La canción fue un éxito al año siguiente. Continúo haciendo presentaciones y actuaciones regularmente en el show de Godfrey por varios años en Ozark Jubilee (después, Jubilee USA). No volvío a tener otro hit con Four Star.

En 1957, grabó «A Stranger in My Arms» (Un extraño en mis brazos)

y «Don’t Ever Leave Me Again«, (No me dejes otra vez) escrita por sus amigos Lillian Clarborne y James Crawford, los únicos que se conocen en que Cline contribuyó en la música, (tocaba el piano por oído), bajo su primer nombre de Virginia Hensley. Four-Star Records colocó como contribuyente en la melodía de Barbara Vaughn de 1956 «Wicked Love», (Amor perverso) llegando a especular que tenia un demo de la canción. Si esto fue así nunca se sabrá.

Después del nacimiento de su hija, Julie en 1958, Cline y su esposo se mudaron a Nashville, Tennessee.

En 1959 Cline se reunió con Randy Hughes, un guitarrista de sesión y promoción. Hughes sería su nuevo mánager y la ayudaría en los cambios de sellos. Cuando el contrato de Four Star finalizó en 1960, firmó para Decca Records-Nashville, dirigida por Owen Dradley, un productor legendario de cantantes de música country. Fue el responsable de muchos éxitos de Cline y por su influencia positiva en las carreras de Brenda Lee y Loretta Lynn. Frecuentemente se asustaba de la opulencia del Nashville Sound en relación con los arreglos. Bradley consideró la voz de Cline la mejor para cantar música country y cruzar con la música pop. Su dirección y arreglos ayudaron a que su voz suave y sedosa fuera un estilo para cantar que le daría fama.

Cline tuvo su primer lanzamiento para Decca con la balada de música country «I Fall to Pieces» (1961), escrita por Hank Cochran y Harlan Howard, la canción tuvo promoción y fue un éxito tanto en estaciones de música country como en música pop. En las listas de música country, obtuvo su primer número uno. La mayor hazaña para un cantante country de esa época, fue que la canción llegó al N° 12 en las listas de música Pop y N° 6 en las listas de música contemporánea para adultos, haciendo que una ama de casa demostrará que la mujer podía competir con muchos de los hombres que tenían hits en ambas listas.

El 9 de enero de 1960, Cline realizó el sueño de su vida, cuando el Grand Ole Opry aceptó que se uniera a su elenco, siendo la única persona en ser miembro por una temporada. Fue una de las más grandes estrella de Opry.

Después de ese tiempo, creyendo que «el cuarto podía ser para todos», y confiando en sus habilidades y simpatía, Cline hizo amistad y alentó a mujeres que estaban fuera del campo de la música country en este momento, incluyendo a Loretta Lynn, Dottie West, Jan Howard, a la cantante de 16 años Brenda Lee y a la guitarrista de 13 años, Barbara Mandrell (con la cual Cline haría varias giras). De todas las mencionadas, ella tuvo la mayor influencia de Patsy Cline.

El 4 de junio de 1961, ella y su hermano Sam estuvieron involucrados en una colisión en Old Hickory Boulevard en Nashville. El impacto lanzó a Cline contra el parabrisas y estuvo cerca de morir. Cuando llegó a la escena Dottie West retiró los cristales del cabello de Cline y la acompañó en la ambulancia.

Cuando la ayuda llegó, Cline insistía que la conductora del otro auto debía ser atendida primero. Más tarde diría que vio a la mujer muerta frente a sus ojos. (West fue testigo y la impresión le dejó una huella imborrable para una decisión desafortunada que ella haría tres décadas más tarde. En 1991, cuando West quedó gravemente lesionada en un accidente automovilístico, insistió en que su conductor fuera atendido primero. West murió por sus lesiones, posiblemente porque ella había rechazado ser atendida inmediatamente). Cline permaneció un mes internada en el hospital, con un gran corte de través en su frente que requirió de puntos de sutura, una muñeca fracturada y luxación de la cadera. Su amigo Billy Walker (quién murió en un accidente automovilístico en 2006) le dijo a Cline que dedicara su vida a Cristo, mientras estaba en el hospital, en donde recibió cientos de cartas y flores de sus fans. Cuando fue dada de alta, su frente tenía una cicatriz muy visible. (Por el resto de su carrera, utilizó pelucas y utilizaba maquillaje para ocultar la cicatriz, además de cintas para aliviar la presión que le originaba cefaleas). Seis semanas después regresó a sus giras con una nueva apreciación de la vida.

Una serie de grabaciones tituladas Patsy Cline: Live at the Cimarron Ballroom, de su primer concierto después del accidente, fue lanzado en 1997 y se aprecia a Cline comunicándose con el auditorio, revisando sus actuaciones en su vida. Grabado en Tulsa, Oklahoma, como una prueba de sonido, estos archivos fueron encontrados en al ático por el último dueño de uno de las residencias donde vivió Cline, y fueron dadas a su familia.

Incapaz de capitalizar el éxito de «I Fall to Pieces» debido a la estancia en el hospital, Cline buscó otra grabacion que la restableciera. Cuando se introduce en «Crazy«, una canción escrita por Willie Nelson, Cline mostró su disgusto por la narrativa que hacía Nelson en el demo de grabación. El martes 17 de agosto de 1961 con Cline en muletas, se realizó la sesión de grabación siendo raro que no pudiera completar la grabación en una toma.

Trabajando en una cabaña (donde el original Bradley’s Barn Studio estaba localizado antes de trasladarse a Opryland), trató de seguir la idiosincracia y el estilo narrativo de Nelson. Cline clamó que esto era muy difícil por su cadera, lesionada en el accidente, haciendo muy dificil para ella alcanzar las notas altas. En ese momento en que ella estaba por grabar cuatro canciones en tres horas, entró en la sesión de «Crazy» la cual duró cuatro horas para una sola canción. Esto decidió que Cline podría regresar el siguiente lunes y simplemente cantaran los coros, sobreponiendo su voz en la mejor grabación instrumental. Posteriormente alcanzaría las notas altas, grabando su parte en una toma simple.

La apelación popular de la versión final fue atribuida a Bradley quién manejó el miedo de Cline, porque la convenció que grabará como una única persona. La canción vendría siendo una representación íntima de Cline y sería vista como una versión diferente a la de Willie Nelson. Ahora un clásico, últimamente «Crazy» está firmada como la canción de Cline. Muchos años después esta canción sería versionada con éxito por el cantante español Julio Iglesias.

A fines de 1961, «Crazy» fue un éxito que atravesó los géneros musicales de country y pop llegando al Top 10 en las listas. Sería el más grande hit pop de Cline, cuando la canción llegó al número 9 en las listas estadounidenses Hot 100 y el N° 2 en ambas, Hot Country Songs y en Adulto Contemporáneo. El álbum lanzado en noviembre de 1961 titulado Patsy Cline Showcase, presentando ambos hits de Cline en ese año. Loretta Lynn más tarde en su albúm I Remember Patsy, recordó que en una noche premiaron a «Crazy» en el Grand Ole Opry, recibiendo tres ovaciones de pie.

En el otoño de 1961, Cline regresó al estudio de grabación para la realización de un álbum para principios de 1962. Una de sus primeras canciones fue «She’s Got You«, escrita por Hank Cochran, el cual inclinado puso la canción sobre el teléfono de Cline y sintió el amor que había en la melodía. Fue una de las pocas canciones que se alegró de grabarlas. Lanzada como un sencillo en enero de 1962, esta canción llegó al número 14 en las listas de pop y al N° 3 en los charts de música contemporánea para adultos (originalmente llamada «Easy Listening«), y su segundo y final número 1° en las listas country. Nunca más volvería a entrar a las listas pop durante su vida.

«She’s Got You» fue también la primera entrada de Cline en las listas del Reino Unido, llegando al N° 43. La versión por Alma Cogan, una cantante británica muy popular en la década de los 1950 fue mejor presentada. (El récord de mayor venta en el Hit Parade del Reino Unido entró después de su muerte como una versión standard, «Heartaches», permaneciendo en el Top 30 a fines de 1962).

Siguiendo el éxito de «I’ve Got You«, Cline liberó una cadena de pequeños éxitos country, incluyendo el Top 10 «When I Get Thru’ With You«,

«Imagine That«,

«So Wrong«,

y «Heartaches«. Estos no fueron grandes hits pero llegarían al Top 20 y al Top 10.

En 1962, apareció en Dick Clark’s American Bandstand y lanzó su tercer albúm, Sentimentally Yours en agosto. Cuando respondió en una entrevista en WSM-AM acerca de su estilo de canto, ella dijo:

«Oh, solo canto como si estuviera herida por dentro».

La vida en gira constante empezó a desgastar a Cline. No estaba mucho tiempo con sus hijos, Julie y Randy, y eso fue el inicio de hablar de un cierto hartazgo. Pero Randy, su mánager, insistió que ellos deberían abanicar mientras el hierro estuviera caliente.

Cline fue la primera estrella femenina de la música country con show propio y en recibir una facturación superior a la de las estrellas masculinas con las cuales viajaba. Mientras las bandas típicamente respaldaban a la cantante femenina, Cline era la líder de la banda durante los conciertos. Era tan respetada por los hombres en la industria que en lugar de introducirla ante las audiencias como «Pretty Miss Patsy Cline«, (La Bonita señorita Patsy Cline) como habitualmente lo eran sus contemporáneas, a ella le reservaban introducciones más majestuosas, como lo haría Johnny Cash en su gira de 1962: «Ladies and Gentlemen, The One and Only – Patsy Cline». (Damas y caballeros, la uno y única Patsy Cline). Como artista ella tenía para su público un alto respeto, muchos de ellos serían sus amigos, permaneciendo horas después de los conciertos para charlar y firmar autógrafos.

Cline fue la primera mujer en la música country en presentarse en el New York’s Carnegie Hall, compartiendo cartel con los miembros de Opry Minnie Pearl, Jim Reeves, Faron Young, Bill Monroe, y Grandpa Jones. La presentación obtuvo fuerte desaprobación de la columnista de chismes de la farándula Dorothy Kilgallen por la manera elocuente de los shots. En Los Angeles, encabezó el Hollywood Bowl con Cas. Y en diciembre de 1962, fue la primera mujer en la música country en encabezar su propio show en Las Vegas, en el Mint Casino.

Este éxito hizo que Cline comprara el hogar de sus sueños en Goodlettsville, un suburbio de Nashville, decorado en su propio estilo. Destacaba el polvo de oro en los azulejos del baño y un cuarto de música con lo último en equipo de sonido. En The Real Patsy Cline, Lynn recuerda:

«llamaba del patio de enfrente y decía: «No es esto lindo? Ahora nunca seré feliz hasta que mi mamá este aquí».

Cline la llamó «the house that Vegas built», (la casa que Las Vegas construyó), dado que el costo fue cubierto por sus ganancias en esa ciudad. Después de su muerte, el hogar de Cline fue vendido a la cantante Wilma Burgess.

Con la nueva demanda para Cline de altas audiencias, reportaban que le pagaban mil dólares por presentación hacia el final de su vida. Esto era inaudito para una mujer de la música country, cuando el promedio de paga por show era de 200 dólares. Por su penúltimo concierto en Birmingham, Alabama, cobró 3 mil dólares.

El reto de un nuevo sonido sofisticado, reinventaría el estilo personal de Cline, abandonando sus trajes vaqueros del Oeste por elegantes trajes, vestidos de cocktail, tacones aguja y pantalones de lame dorado. En los tiempos anteriores a que los apretados pantalones de cuero de Tanya Tucker y del famoso vestido rojo de Reba McEntire sorprendieran y se establecieran en la música country, la nueva imagen de Patsy se consideró como la más arriesgada y sexy nunca antes vista. El personal de la música country y los fans estaban más acostumbrados a ver vestidos de calicó. Al igual que su sonido, el estilo de moda de Cline fue primero criticado y luego copiado. Adoraba también los aretes colgantes, los labios pintados de color rojo rubí y su perfume favorito era Wind Song.

Durante sus últimos cinco años y medio de carrera, Cline recibió una docena de premios por sus éxitos y tres más posteriores a su muerte por Music Reporter, Billboard Awards and Cashbox.

Cline escribió sobre su éxito en una carta a su amiga Anne Armstrong:

«Esto es maravilloso — pero que será para el 63?. Estoy consiguiendo que vean y puedan seguir a Cline».

Durante el mismo período, Dottie West, June Carter Cash, y Loretta Lynn recordaron que Cline decía que sentía algo inminente de pérdida y que no esperaba vivir mucho tiempo. Cline era excesivamente generosa, tanto con su personal como con sus amigos. Escribió cuando estaba estacionado el avión de Delta Air Lines, respondiendo a sus amigos íntimos que cuidaran de sus niños si a ella le pasaba algo. Le dijo al cantante bajo de The Jordanaires Ray Walker que saldría de Grand Ole Opry una semana antes de su muerte:

«Cariño, he tenido dos cosas malas (accidentes). El tercero tendrá el encanto de matarme».

A principios de febrero, Cline había regresado al Quonser hut para grabar su cuarta sesión y poder terminar el album con nuevo material, titulado originalmente «Faded Love«. Mezclando el country normal con pop clásico como «Always»

y «Does Your Heart Beat for Me» de Irving Berlin estas sesiones fueron las más escuchadas contemporáneamente de su carrera.

Presentó una fuerte sección de cuerdas con instrumentos no convencionales de la música country. Antes de su muerte, Owen Bradley le habló de la autora Margaret Jones, en donde él y Cline habían hablado de hacer un album con canciones para un show con patrón estandar, incluyendo «Can’t Help Lovin’ Dat Man», dado que Cline había sido fan de Helen Morgan, quién había grabado la canción en 1927.

Se involucraba con las historias de las canciones, llorando muchas veces al final de sus sesiones. La cruda emoción se podía escuchar en cada pista como «Sweet Dreams»

y al final de «Faded Love«.

En la fiesta posterior a la grabación, después de las sesiones del 7 de febrero, de acuerdo a la cantante Jan Howard en el documental Remembering Patsy, Cline levantó una copia de su primera grabación y haciendo un gesto hacia la cabina de grabación como refiriendose a sus nuevas pistas dijo:

«Bien aquí esta es …… la primera y la última».

Loreta Lynn, también presente en la fiesta después de la grabación escuchó decirle a su esposo Mooney levantarse de la cama siendo amonestado a petición de la cantante

«Oh Patsy!» llorando. Desconcertada, la cantante dijo: «Oh, no se molesten. Estoy solo hablando acerca de mi primera grabación comparada a las otras de esta noche. Escuchen la diferencia». Cline moriría un mes más tarde.

El 3 de marzo de 1963, Cline actuó en un acto benéfico para el Soldiers and Sailors Memorial Hall, Kansas City, Kansas, y para la familia del disc jockey «Cactus» Jack Call, que había muerto en un accidente automovilístico poco menos de un mes antes. Call fue por largo tiempo el DJ para KCRN, pero había cambiado a KCMK una semana antes de su muerte el 25 de enero de 1963 a la edad de 39 años. También se presentó en el show George Jones, eorge Riddle y The Jones Boys, Billy Walker, Dottie West, Wilma Lee y Stoney Cooper George McCormick, the Clinch Mountain Boys así como Cowboy Copas y Hawkshaw Hawkins.

Cline, enferma de gripe, dió tres presentaciones, a las 2 y 5 de la tarde y a las 8 de la noche, una presentación agregada debido a la demanda popular. Todas las actuaciones fueron en un salón. Para las dos de la tarde hora del show, se presentó con su vestido azul cielo adornado con tul. Para las 5:15 ella se presentó con un vestido rojo intenso y para el cierre del show a las 8 de la noche, Cline uso un vestido de chifon blanco, cerrando el evento con una estruendosa ovación. Su canción final fue la última que grabó el mes antes: «I’ll Sail My Ship Alone«.

Cline, que había pasado la noche en el Town House Motor Hotel, fue incapaz de volar el día después del concierto, porque el Fairfax Airport estaba con niebla. West le preguntó a Patsy si viajaba en automóvil con ella y su esposo, Bill, que regresaban a Nashville (16 h de viaje), pero Cline respondió diciendo:

«No te preocupes por mí, Hoss. Cuando este mi tiempo de irme, ese sera mi tiempo».

El 5 de marzo, llamó a su madre desde el motel y chequeó su salida a las 12:30 PM, abandonando el aeropuerto para abordar una Piper PA-24 Comanche plane, con número de registro N-7000P. La avioneta se detuvo en Missouri para recargar combustible y posteriormente despegó del Dyersburg Municipal Airport en Dyersburg, Tennessee a las 17.00.

Hughes era el piloto, pero no tenía instrumentos de vuelo. Hawkins habia aceptado el lugar de Billy Walker porque Walker habia tomado un vuelo comercial debido a un compromiso familiar. En Dyersburg, Tennessee, el controlador del campo aéreo sugirió que pasaran allí la noche debido a los fuertes vientos y al lluvioso mal tiempo, ofreciendo alojamiento y alimento gratis. Pero Hughes respondió:

«He llegado hasta aquí. Estaremos allí antes de que lo sepamos».

El avión despegó a las 18:07 (Hughes era el piloto y el instructor de vuelo, Elmo Merriwether. También viajaba Jim Reeves, quién se estrellaría en un accidente aéreo al año siguiente. Ningún piloto tenía registros de instrumentos y ambos se confiaron al campo visual del vuelo conocido ahora como VFR, lo cual es imposible manejar con lluvia en la cara para ambos pilotos).

El vuelo de Cline se estrelló por el mal tiempo en la tarde del 5 de marzo de 1963. Se recuperó su reloj de pulsera el cual estaba detenido a las 18:20. El avión fue encontrado a 90 millas (140 km) de su destino en Nashville, en las afueras de un bosque, en Camden, Tennessee. El examen del médico forense concluyó que todos a bordo habían muerto instantáneamente. Hasta que los restos fueron descubiertos y reportados por radio, amigos y familiares no perdían la esperanza. El abundante intercambio de llamadas locales colapsaron la centralita telefónica al punto de bloquear otras llamadas de emergencia. Las luces de destino del Cornelia Fort Airpark permanecieron encendidas toda la noche, debido al informe de un avión perdido transmitido por radio y TV.

Por la mañana temprano, Roger Miller y un amigo fueron a buscar si había sobrevivientes. «Tan rápido como podía, corrí a traves del bosque gritando sus nombres, a traves de lo abrupto por los árboles —– y llegué a lo alto de esta pequeña colina, oh mi Dios, ellos estan aquí. Fue fantasmal. El avión estrellado estaba abajo».

Después de que los cuerpos fueron rescatados, rastreadores peinaron el área. Algunos de los artículos personales fueron recuperados y otros eventualmente fueron donados al The Country Music Hall of Fame. Entre ellos se encontraba su reloj de pulsera, el encendedor de cigarros con la bandera confederada, un cinturón tachonado y tres pares de zapatillas de lame dorado. Su salario y sus atuendos de la última presentación nunca fueron recuperados.

Según sus deseos, fue traída a su hogar para el servicio funerario, al cual asistieron miles de personas. Fue sepultada en Shenandoah Memorial Park en su hogar en Winchester, Virginia. Su sepulcro está marcado con una placa de bronce, en la cual se lee:

«Virginia H. (Patsy) Cline ‘La muerte no puede matar lo que nunca muere: Amor'».

Con el auxilio de Loretta Lynn y Dottie West, una torre con una campana esta erigida en el cementerio en su memoria, con himnos cantados a las 6 de la tarde, la hora de su muerte. Otro monumento marca el lugar exacto en Fire Tower Road en Fatty Bottom, Tennessee, donde el avión se estrelló en el lejano bosque.

Documento sin título

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here