“Altor. Integral 1” es la última joya de Moebius recuperada por Norma Editorial, con dibujo de Marc Bati.

0
1816

Tampoco debería extrañarnos a estas alturas que siga apareciendo material nunca antes editado en castellano del genio Moebius o Jean Giraud. De hecho, cualquier verdadero amante del artista francés sabe que quedan obras importantes como su Icare, nada menos que junto al mismísimo Jiro Taniguchi que han sido traducidos y editados posiblemente en todo país europeo menos aquí. Por no hablar de la ingente cantidad de colaboraciones como ilustrador de numerosas novelas de autores franceses. Suponemos que todo llegará a su tiempo. Y de momento hay que estar agradecidos a que Norma nos traiga un primer integral de las aventuras de Altor dibujadas por Marc Bati, otro heredero de la línea clara y las perspectivas, tan innovador y detallista como el propio Moebius. La idea original de El Cristal Mayor, arco argumental completo incluido en los tres álbumes que componen este integral, fue concebida por un jovencísimo Marc Bati a los 18 años. Peleándose en una época muy diferente a la actual, en la juventud de Bati apenas existían Escuelas de Cómic o lugares donde aprender y desarrollarse apropiadamente como artista de tebeos. Sin duda eran tiempos en que la mejor enseñanza era la propia persistencia en la experiencia y Bati estuvo en el lugar adecuado en el momento perfecto.

Como recuerda el propio Bati en el prólogo a esta edición, “(…) a principios de los años 80 yo vivía en Loir et Cher, al igual que Jean. Él tenía que crear un cómic para la revista L’Expansion en un plazo muy corto. Como sabía que yo coloreaba con aerógrafo, me invitó a pasar una semana en su casa para trabajar con él, coloreando los fondos de sus planchas a medida que las iba dibujando. Hay ofertas que no se pueden rechazar. Esa primera colaboración funcionó a las mil maravillas. Y al cabo de una semana de trabajo intenso y gratificante, cuál no fue mi sorpresa cuando Jean comentó que podríamos seguir trabajando juntos, tal vez en un álbum nuevo”.

Nadie en su sano juicio habría rechazado volver a trabajar pero, sobre todo aprender, de quien ya por entonces se perfilaba como uno de los mayores y más prolíficos autores de viñetas e ideas visuales del siglo XX. Y, obviamente, Marc Bati escogió el camino que hoy podemos disfrutar en estas páginas cuidadosamente editadas: Jean me preguntó cuáles eran mis proyectos y yo le hablé de El Cristal Mayor, una historia no del todo acabada en un universo muy influenciado por Tolkien, que entonces aún no gozaba de la notoriedad que tiene hoy. Me preguntó si me parecía bien que él retocara el guión, para completar un poco la historia, a lo que yo, por supuesto, dije que sí entusiasmado. Y así fue como un álbum sencillo se convirtió en una trilogía, ampliada más tarde con otros cuatro títulos”. El resultado es una colaboración del todo singular, dado que a ese universo de fantasía heroica ya imaginado por Bati, Jean Giraud o Moebius añadió el toque veterano de una historia perfectamente estructurada, a la que él convirtió en algo más grande con su ya probada mezcla de géneros. Así, a un mundo idílico con tópicos propios de las historias de Espada y Brujería, Moebius le sumó un componente de ciencia ficción que reconvirtió El Cristal Mayor en una epopeya épica en la que sus seguidores podrían ver retazos de un Incal menor. Lo mejor de todo, conocida la labor a los lápices del maestro, es descubrir y apreciar su labor como guionista, capaz de dotar de entidad total a una historia de tono inicialmente más juvenil.

“El primer tomo de El Cristal Mayor me enfrentó a todas mis lagunas como dibujante -recuerda Bati-, propias de cualquier joven autor. Unas debilidades que Jean se esforzó en ir salvando con suma paciencia. Se encargó por ejemplo de estructurar la historia con un storyboard que podía ser muy sucinto unas veces, y otras sumamente detallado, con dibujos que en ocasiones estaban prácticamente listos para entintar”.

El resultado de esa estrecha labor conjunta en la que Moebius ejerció como maestro inolvidable de la primer obra importante de Marc Bati, se publicó originalmente en 1985 en la revista Pilote Mensuel y, como recordaba Bati, se alargó a lo largo de muchos álbumes más, aunque Moebius fue cediendo a cada número más espacio y el peso de las decisiones del dibujo a Bati: “A medida que mi dibujo se afianzaba, él iba cediéndome espacio en las decisiones sobre el sentido de la serie. Creo que le alegraba comprobar que su labor de transmisión, de forma lenta pero segura, iba dando sus frutos”.

Tantos años después pero en una edición que bien ha merecido la espera, podemos conocer al fin las aventuras de Altor, el joven elfo que habita apaciblemente en los interminables y majestuosos bosques élficos hasta que, el descuido de su amigo, el mago Alpidom, abre y trae a su mundo los vestigios de una poderosa y malvada estrella negra, personificada en una enemiga capaz de destruir un planeta entero por pura ambición. Con él conoceremos igualemente a Lorcan, emisario de la Confederación Galáctica, a Aurelys, una joven amnésica con un extraño poder que resultará vital en el enfrentamiento final con la Estrella Negra y muchos otros personajes que, si bien podrían asociarse al vasto universo asociado a Tolkien, las ideas originales de Bati, junto al toque futurista otorgado por Moebius, nos hacen ver enseguida que estamos ante una obra realmente original.

Con total honestidad, acostumbrado a tantas historias adultas de Moebius, resulta difícil al principio entrar y aceptar el mundo creado por Bati, mucho más inocente en su lado fantástico. Pero, según transcurren las páginas repletas del maravilloso dibujo detallista y a la vez sencillo de Marc Bati, resulta imposible no sumergirse del todo en el argumento y, pasada la primera entrega, El Cristal Mayor, los otros dos tomos: En la isla del Unicornio y El secreto de Aurelys, nos convencen con creces de que, a finales de los años 80, la propuesta de ambos autores suponía una vuelta de tuerca para toda temática fantástica creada por entonces.

Con un prólogo que incluye los comentarios del propio Bati, como ya indicábamos, junto a bocetos y varias planchas e ilustraciones completamente inéditas que sirven como perfecto preámbulo para el universo que estamos a punto de descubrir, sólo esperamos que el siguiente integral de Altor no tarde en llegar. Hasta entonces, si eres aficionado a Moebius, esta obra es imprescindible en tu colección. Igual que si disfrutas de la fantasía heroica con tintes de ciencia ficción o del cómic europeo en general.

SOBRE LOS AUTORES

MOEBIUS

Jean Giraud, que a menudo firmó sus trabajos como Moebius, fue uno de los autores más importantes de la historia del cómic. Nació el 8 de mayo de 1938 en Nogent-sur-Marne, Val-de-Marne (Francia), y falleció el 10 de marzo de 2012 en París. Tanto en su país como en el resto del mundo, sus creaciones han marcado a generaciones enteras de lectores, y su registro es tan amplio que va desde el western hasta la ciencia-ficción, pasando por la ilustración, los diseños para películas y otras obras de carácter más personal e íntimo. Trabajó al lado de grandes autores como Alejandro Jodorowsky y Jean-Michel Charlier para crear sagas tan exitosas y memorables como El Incal y Blueberry. Siempre inquieto, una vez alcanzada una cumbre siguió avanzando, continuamente dispuesto a explorar nuevos territorios y a abrir camino a las generaciones venideras.

MARC BATI

Nacido en 1960, publicó sus primeras páginas en varios fanzines cuando aún estaba en la universidad. Debutó profesionalmente en la revista Djin en 1977 con las aventuras de Paradox le Chat. Después, pasó varios años haciendo arte promocional e historietas para algunas revistas eróticas. Su encuentro con Jean Giraud (Moebius) en 1982 supuso su regreso al campo del cómic. Junto con Moebius, produjo una historia corta en L’Expansion, seguida de La Nuit de l’Étoile en Métal Hurlant. Más tarde, Moebius escribió la trilogía Le Cristal Majeur, que se publicó en la editorial Dargaud, y que Bati dibujó mientras vivía en Tahití y Bora Bora. De vuelta a Francia en 1990, Bati comenzó la serie Altor, sobre un joven elfo que también era el protagonista de Cristal Majeur. Es asimismo autor del guion de Sylfeline con su amigo Bruno Bellamy, y de Jag, Chroniques Originelles.

Documento sin título