Desde muy pequeña empezaste a escuchar música en casa. ¿Pero hubo algún artista en concreto que te empujara a dedicarte a este mundo de la música?
Seguramente hubo muchos artistas que me influenciaron, como por ejemplo Elvis, Dionne Warwick y Cyndi Lauper, sin embargo no hubo nadie en especial que me empujó a dedicarme a la música. Mi madre cuenta que desde muy pequeña contaba al mundo “Quiero ser cantante”, y ¡que se volvió casi en una obsesión! El pediatra le decía a mi madre que si no hubiera sido entonada de adulta, habría sufrido una psicosis (ríe).

Naciste en Italia donde empezaste a dar tus primeros pasos en la música con bandas, tenias unos quince años, esos grupos eran de corte pop-rock. Luego fuiste a estudiar a Alemania idiomas. ¿Cómo llega a ti el country?
En Alemania busqué enseguida otra banda, y entré en una de rock sureño “The Groove Box”, que me abrió las puertas a un estilo nuevo. Me enamoré enseguida de este tipo de sonido, cantaba desde Lynyrd Skynyrd hasta ZZTop, y escribimos algunas canciones propias que nunca se publicaron. Desde allí descubrí también artistas rock country y blues, como CCR, Eagles, The Band, y muchos otros.

Después fuiste a Nashville. ¿Por qué Nashville y no otra ciudad?
Pues ¡porque Nashville es la ciudad para los músicos por excelencia si quieres aprender más sobre estos estilos musicales! ¡No es por casualidad que se llama Music City USA! Allí fui a clases de canto, de guitarra y de violín. Pasaba mucho tiempo escribiendo y cantando en bares… una experiencia que dejó huellas muy grandes y muy importantes para mi profesión de músico y cantante.

Tienes dos discos “Brividi” y tu último disco “…And so on”. Tu primer disco fue cantado en italiano y era un disco más rockero. Tu segundo disco es distinto a ese primer trabajo ¿Qué buscabas en este nuevo trabajo?
“And so on…” nació desde un encuentro con un productor de Nashville, Steve Williams, que quiso comprimir mis influencias, mis tendencias y mis gustos musicales en este álbum. Este trabajo ha dado la posibilidad de encontrarme de manera más intensa como artista. ¿Qué quiero decir con esto? Creo que puedo cantar diferentes estilos, y “Brividi” fue la obra de la Elena italiana que quiso poner una huella en su país natal. Sin embargo “And so on…” pone juntos los estilos que me acompañaron en los últimos años y durante mi permanencia en Nashville. Hablo inglés desde niña y seguramente es el idioma que, junto al alemán, uso más en mi vida, y el estilo de American Music (que recoge el country, el rock, el blues y el pop), es lo que me gusta escuchar en el coche y en casa. Este álbum significa poder renacer como artista, porque me gusta pensar de poder reinventarme cada vez que nace una obra mía.

¿Por que te llaman tanto la atención las historias que se cuentan en las canciones de country tradicional?
Me encantan las personas y sus vidas, los destinos de la gente. Me fascina viajar, conocer ciudades y personas nuevas y sus historias, no es una casualidad que soy psicóloga. Cada canción que cuenta una historia me da la posibilidad de imaginarme un poco más de lo que escucho, poniendo yo los detalles. Así tengo la posibilidad de soñar y de jugar con la imaginación, es mucho más que ver una película o leer una novela para mí.

Para preparar “…And so on” habías escuchado a algún artista en especial o te aislas de la música cuando estás preparando tu disco.
Escuché muchos artistas en Nashville durante este periodo, y claramente los artistas que escribieron los otros temas del álbum que no escribí yo. Sin embargo no me gusta “copiar”, doy mi toque personal cantando variaciones y eligiendo la que me gusta más. Es un continuo buscar el sonido y la interpretación mejor. No significa que me quedo con una, puede ser que después de un tiempo cambio o encuentro a otras…

Y que te gusta contar en tus letras y son autobiográficas.
Algunas son autobiográficas, es verdad, otras canciones cuentan historias de otras personas, de amigos, de algo que he leído o escuchado. Depende del tema y de las palabras que me salen en el momento que escribo. Me gusta mucho jugar con palabras y me gustan los símbolos, así que puede ser que uso historias o conceptos clave como metáforas. Una canción de ejemplo es “Lost”, que la escribí con este tipo de concepto. Me gusta mucho el simbolismo.

El disco se llama “…And so on” que es igual que un tema que aparece en el disco. ¿Por qué elegir esta canción para dar título al disco?
“And so on… “ a continuar… Este disco es solo el principio. Quiero pensar que habrán muchos más, muchas más grabaciones y proyectos.

¿Por qué grabar “…And so on” en Nashville?
Simplemente fue grabado cuando vivía allí, y el encuentro con Steve aceleró todo. Además estoy muy feliz de haber grabado mi disco allí, el sonido es original, auténtico, muy natural.

De la producción del disco se ha encargado Steve Williams. ¿Qué conocías de este productor?
Cuando lo conocí tenía un estudio en Music Row, se ocupaba del booking de artistas, y trabajaba también como talent scout. Sus producciones eran pequeñas, sus artistas eran conocidos solo a nivel regional, sin embargo me gustaban mucho. Conocí también a su familia, vinieron a verme a algunos bolos en la ciudad. Me invitó a la Grand Ole Opry, porque tenía entradas, me presentó a diferentes artistas famosos, como por ejemplo Brad Paisley, Billy Ray Cyrus. Y las pocas semanas ya hablamos de producción.

Hay muchos grupos que vuelven a grabar sus discos tocando todos a la vez en directo y analógico. ¿Cómo ha sido el proceso de grabación de este disco?
El álbum fue grabado en directo en analógico, yo grabé mi voz al final de todo. Durante los días estaba en la grabación, explicaba a Steve y a los músicos mis visiones, ensayaba las canciones para después poder dar un toque personal con mi voz. ¡Una experiencia fantástica ver a los artistas tocar!

¿Cómo ha sido el proceso de selección de músicos para este disco?
Steve los conocía a todos. Me preguntó un día “¿Quieres los mejores? ¡Los tengo!”, y así fue. Bob Marinelli, Jeff King, Larry Franklin, solo para decir un par de nombres. Músicos profesionales, humildes en su actitud, simpáticos y abiertos al feedback. Aprendí mucho de ellos.

¿Cómo fue tu experiencia tocando en Nashville?
¡Única! Y muy divertida. Iba a escuela de canto, fiddle y guitarra, iba a cantar de vez en cuando por la noche en bares de Broadway con la banda de un bajista que conocía y tenía un dúo con un guitarrista en un bar que se llama “The Hall of Fame”. Conocí a mucha gente, muchos músicos, productores, cantantes, cantautores, muchos de ellos ya se fueron de Nashville y volvieron a su ciudad. Aprendí a no tener miedo del escenario, a estar atenta a lo que hacen los músicos, dado que no había ensayo. Tenía que preparar desde 10 hasta 15 temas de memoria, subir al escenario y decir a la banda en qué tono se tocaba, y ya se empezaba. El público era una mezcla de turistas, de clientes fijos de allí… Me encantó, también agotaba (ríe), las noches pasaban rápidas. La experiencia fue la más importante en mi vida desde un punto musical. Espero volver muy pronto.

SIGUE A ELENA LEY

Documento sin título

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here