Nuevos tesoros de la colección Fuera Borda de DOLMEN EDITORIAL: «Alí Beber» y «Los Centauros»

0
1889

Entre páginas el tiempo pasa más rápido de lo que parece. Y es que en este 2023 se cumplirán diez años desde que Dolmen Editorial, en su creativo afán por expandir sus universos de viñetas a todo público posible, diseñó una nueva línea editorial llamada Fuera Borda, homenaje a una publicación que los que aprendimos a leer con tebeos a finales de la década de los 70, recordamos con especial cariño. La apuesta se inició a lo grande: nada menos que con la edición en castellano de las aventuras de Johan y Pirluit en tomos integrales. Creados por Peyo, el padre de los Pitufos, Dolmen siguió alegrando la vida de cualquier aficionado al cómic francobelga con muchísimos otros títulos nacidos en aquella legendaria revista: «Benito Sansón», también de Peyo; «Los hombrecitos» de Seron; «Quena y el Sacramús» de Gos; «Natacha» de Walthéry… Sinceramente, el filón hallado y aprovechado por Dolmen recuperó y sigue devolviéndonos a muchísimas obras y autores curiosamente evitados por muchas otras editoriales cuando en realidad sus personajes han sido y son referente de generaciones. Otro ejemplo son los «Casacas Azules». Pero un poco más allá, su trabajo artesanal devolviéndonos a la infancia a través de verdaderas joyas en viñeta fueron más lejos con ediciones como la de «Pumby», «Bermudillo» o «Papyrus», todos ellos cómics que resultaba casi imposible encontrar incluso en ediciones francesas. Y su labor sigue aún hoy, sorprendiendo y haciéndonos sonreir a partes iguales cuando llegan nuevas cabeceras como «Tif y Tondu», «Pobre Lampil», «Chick Bill» o «Sammy». Sólo tienes que pinchar sobre los títulos si la curiosidad te llama lo suficiente. Es posible que abras la puerta a dibujos olvidados que es posible leyeses en algún punto de tus mejores momentos. Sino es el caso pero aprecias el trabajo bien hecho de la línea clara franco-belga, te recomendamos honestamente que te sumerjas en la ingente cantidad de títulos ya editados. No te arrepentirás. Nosotros, a continuación, te recomendamos aún dos títulos más de reciente publicación y excelente edición en tomos de tapas duras respetuosas con las planchas originales e infinidad de información adicional sobre los autores y sus creaciones.

«ALÍ BEBER. EDICIÓN INTEGRAL». BÉDU / BLAREAU. DOLMEN EDITORIAL

Las historias de «Las mil y una noches» siempre han sido motivo de inspiración del mismo modo que cualquier tiempo pasado en el que reimaginar, a partir de las maravillas, nuevos universos. Aquí las alusiones son obvias desde el mismísimo nombre del protagonista, Alí Beber: y rápidamente nuestra imaginación recuerda los cuentos de Alí Babá, Aladino y su lámpara maravillosa, con genio incluido. Sin duda el lejano Oriente y su particular magia en que ellos eran la civilización más avanzada son el escenario ideal para, usando todos esos elementos instalados en la memoria colectiva, hacernos esbozar una pronunciada sonrisa. Muchos años antes el genial guionista René Goscinny ya nos había hecho viajar a Oriente en un entorno parecido con su maquiavélico visir Iznogud. El hallazgo aquí del guionista Christian Blareau y el dibujante Bernard Dumont, más conocido como Bédu, fue adaptar aquel espíritu de grandes historias a dos personajes principales mucho más jóvenes, al estilo de todas las grandes historias que triunfaron en la década de los 80 en que este personaje nació.

Así, a pie de calle, acompañamos en esta historia a Alí Beber, un desafortunado comerciante que roza la miseria junto a su hermano pequeño, Mustafa. Todavía recuerdo y conservo la revista «Zipi y Zape» especial en la que en los 80 se editó integra le primer historia que abre este tomo integral: «El Escorpión Negro». En ella, los dos jóvenes vendedores ambulantes, a punto de recalar una vez más en la esperanzadora ciudad de Dakblad, tienen la suerte (o no) de encontrar en su camino una lámpara de aceite de la que emerge lo que todos imaginamos que sale al frotar una lámpara de aceite en el desierto… Lo cierto es que, a partir de los tópicos, ambos autores, veteranos colaboradores de la revista «Tintin», idearon un personaje y una primera historia de las que te engancha y es capaz de pervivir al paso del tiempo, ya que leída aún hoy, se muestra igual de sólida, entretenida y especialmente bien dibujada.

Lo único «malo» de esta edición integral es descubrir en realidad, que todas las historias de Ali Beber están aquí contenidas: apenas el equivalente a cuatro álbumes más una historia corta creada en exclusiva para un especial de las Olimpiadas de 1980 la revista «Tintín». Leyendo al detalle el habitual y extenso dossier que la colección Fuera Borda incluye siempre en cada tomo editado, se explica cómo hay autores que, pese al aparente éxito de sus personajes, prefieren a veces centrarse en algo nuevo. El propio Bédu explica, en las conversaciones mantenidas por los editores y transcritas en la edición de esta obra que «el final de esta serie es culpa mía. Quería desarrollar mi propio personaje y presenté a ‘Hugo’, que fue aceptado por Jean-Luc Vernal. A partir de entonces me dediqué exclusivamente a ‘Clifton’ y ‘Hugo’. Mis contactos con Blareau terminaron ahí».

Buscando el lado positivo, eso mismo hace de este tomo único un tesoro aún mayor, sobre todo por los muchos aficionados a las viñetas que a veces dudan embarcarse en coleccionar las historias de grandes personajes que ocupan demasiadas entregas. Aquí cada página merece la pena: desde la aventura heredera de ciertos aires a «La Isla del Tesoro» que supone «El Escorpión Negro»; al humor ácido contenido en las historias «Los Juegos de Dakblad» y «El Misterio de Khedes-Asthre»; para concluir en el impresionante despliegue de imaginación y originalidad que suponen «La Llave de la Felicidad» y «La Sombra Blanca». Si la aventura bien dibujada y mejor contada es lo tuyo, no lo dudes y házte con este libro.

«LOS CENTAUROS (1977-1980)». SERÓN. DOLMEN EDITORIAL

Esta segunda joya es, si cabe, aún más particular y única. Pierre Seron es un viejo conocido de los tomos integrales de la colección Fuera Borda, tal y como atestiguan los 15 tomos ya editados de otras de sus creaciones únicas, «Los Hombrecitos», personajes que debutaron en 1967 en las páginas de la revista «Spirou» y que le otorgarían una popularidad y tranquilidad únicas al prolífico dibujante durante toda la década de los 70. Sin embargo, y del mismo modo que hay autores que agradecen la comodidad y las rutinas, el hambre creativa de Seron y su capacidad profesional le hicieron dar un paso más en 1977. Como bien explica la viuda del autor, Magda Seron, en esas maravillosas secciones de documentación en historia añadida de todos los integrales de la colección Fuera Borda, «Pierre era un arduo trabajador y podía realizar fácilmente cuatro álbumes al año. Era muy productivo en aquella época y quería hacer algo que realmente le apeteciera. Era una necesidad sin ninguna razón en particular. ‘Los hombrecitos’ fue su primera creación, una serie de aventuras en la que podía inventar y probar todo tipo de cosas. Siempre encontraba algo nuevo para cada álbum. Pero ‘Los Centauros’ es en realidad la niñas de sus ojos, en la que pudo expresar unos sentimientos personales y una ternura que no podía plasmar en ‘Los Hombrecitos’. Ambas series eran completamente diferentes».

Tampoco parece que le resultase difícil convencer a Thierry Martens, redactor jefe de la revista ‘Spirou’ en 1977 cuando le propuso una serie basada en la mitología y los relatos de la antigüedad. Imaginemos nada menos que a dos jóvenes centauros, Aurora y Ulises, que se han atrevido a atravesar la puerta que separa el mundo de los dioses del mundo de los mortales. El problema es que, aunque capaces de encontrar las inequívocas montañas que esconden la puerta a su mundo, cada vez que lo consiguen lo único que logran es aparecer en el mundo de los mortales en otra época o lugar diferentes… Así, un nuevo universo de infinitas posibilidades está servido a partir de la que sin duda fue una de las mayores pasiones de la infancia del autor, como él mismo explicaba: «¡‘Los Centauros’ son cien por cien míos! Lo siento inmediatamente cuando los dibujo. Me encanta la mitología griega y queda claro que historias como ‘La Odisea’ proporcionan mucho material para esta serie».

Recopilados todas las historias de «Los Centauros» en dos únicos tomos (ya disponibles ambos), en este primero se incluyen un total de nueve historias. El relato introductorio «La Puerta de la Nada», donde conocemos el que será el mecanismo de cada nuevo relato, le siguen otros mucho más cortos como «El visitante» o «Los hombres del bosque», para luego sorprendernos con verdaderas epopeyas épicas de la talla de «La estrella del Norte» o «El lobo de dos cabezas». En todos ellos, con la diversidad de escenarios y personajes, el entretenimiento está más que asegurado.

Para acabar y, dado los tiempos de «corrección política» e hipocresía nefasta en que nos encontramos ahora, bien merece la pena contar como, inicialmente, el redactor jefe de ‘Spirou’, Thierry Martens, se opuso rotundamente a que la protagonista femenina, Aurora, mostrase sus pechos desnudos tal cual aparecen en la respetuosa portada elegida por Dolmen para la edición española. Martens llegó a sugerir a Seron que añadiese al dibujo «un par de conchas de Santiago para cubrir sus senos». Por suerte, Seron se opuso ya que en todo momento resultaba evidente la juventud e inocencia de Aurora como «para no tener nada que ocultar». El autor ganó el pleito y así, los primero pechos desnudos que aparecieron en la revista ‘Spirou’ pueden atribuirse a la Aurora de Seron.

Documento sin título

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí