Verdadero especial de la revista “Cthulhu” sobre Lovecraft. Varios autores. Edita Diábolo Ediciones.

0
3261

Imposible mejor introducción a este número especial de la revista Cthulhu que la de sus creadores: “Este Cthulhu es un cruce entre temático y revista, entre homenaje al autor que nos inspiró a empezar esta aventura y celebración tardía de los 15 años (ya prácticamente 16) que esta modesta publicación lleva dando guerra en las librerías especializadas. Aunque para un sector del mundillo del cómic seamos invisibles, Cthulhu sigue en la brecha. Siempre hemos tenido claro que nos basta con que nuestros lectores sepan que existimos, porque publicamos esta revista por y para ellos. Así que, querido lector, esta es tu casa. Entra, abre las ventanas, túmbate en el sillón orejero, arrellánate y pon los pies encima de la mesa, siéntete a gusto. El show comienza para ti”.

Lo cierto es que, en un país tan dado a quejarse por todo sin hacer muchas veces nada para cambiar las cosas, el equipo que hace posible que la revista Cthulhu vuelva cada poco tiempo a sacudir nuestras neuronas, ha tirado la casa por la ventana para este número. Honestamente y como lector habitual de cada número, Cthulhu sigue mejorando con el paso del tiempo como los mejores vinos. Pero es que en este caso, la eterna figura del escritor siempre presente H. P. Lovecraft ha vuelto a reunir en un solo tomo a los mejores creadores de historias de terror creadas a lo largo y ancho de la península junto a los mejores dibujantes imaginables.

Con una impresionante portada y contraportada del siempre sorprendente y nunca suficientemente reconocido Enrique Corominas, nos adentramos en un evento que se constituye en cada página en verdadero objeto de coleccionista. No es la primera vez que la revista rinde homenaje al gran genio del escritor de Providence, pero como ya os decía, superándose en cada número, la variedad y cuidado con que se ha realizado este especial supera las expectativas incluso del comprador habitual de Cthulhu con creces. Tras el sumario, nos aguarda una ilustración a toda página de otro maestro de aquí como es el mismísimo Santipérez, en un retrato en blanco y negro de Lovecraft que muchos aficionados enmarcarían. El preámbulo a lo que viene después no podía ser más efectivo.

El primer relato es “La lampara de Alhazred”, donde Manuel Mota adapta el cuento de August Derleth, el escritor y primer editor de la obra de Lovecraft. Al dibujo, Julio Nieto nos deja boquiabiertos con su dibujo en blanco y negro captando el alma de Lovecraft en sus retratos. Le sigue “El tesoro de Pulchra Leonina”, una nueva aventura de un personaje habitual de las páginas de Cthulhu como es El Conjurador de Tormentas. César Herce escribe un inspirado guión basado en los mil y un universos de Lovecraft con un más que nunca espectacular Paco Zarco al dibujo. Especialmente emotivo resulta el respetuoso pero revelador guión de Elchinodepelocrespo en “454 Angell Street”, referencia a la dirección de la casa en la que Lovecraft empezó a soñar y diseñar sus mundos imposibles. Gracias al dibujo de Jesús C. Gan, viajamos a un resumen visual y soñado de todas esas imágenes y referencias que cualquier lector de Lovecraft reconocerá.

Como un buen compositor que sabe alternar los momentos trágicos de una sinfonía con momentos más ligeros, el siguiente relato pone una primer nota de buen humor negro al conjunto de la revista con “La sidra sobre Innsmouth”, con excelente guión y dibujos de Edgar Max en una inolvidable visita a ese Innsmouth donde todo conocedor de Lovecraft sabe quienes son sus habitantes. Para continuar, David Braña escribe “Deshielo”, de vuelta al horror cósmico que desata cualquier lectura de Lovecraft. Nadie mejor que Rubén Gil podría haber dibujado la desolación ártica en la que se desarrolla este relato. Manteniendo su variedad habitual, lo siguiente que podemos leer es el relato corto “S.”, de José María Tamparillas, con otra ilustración a página completa del maestro Santipérez, donde el autor “traslada” lo que acontecía en otro conocido relato de Lovecraft a la ciudad de Zaragoza a lo largo de varios siglos.

Lo siguiente es un nuevo salto de registro con diferente tono de relato. “Árboles”, con guión de Alfonso Bueno y el dibujo de Viñolo, guarda en sus colores amables nuevas esencias del gran Lovecraft, donde lo primigenio y desconocido tiene posibilidades de ganar incluso a la podredumbre política. Una genialidad de relato breve que da paso a un nuevo capítulo de Kadath, ese libro de Florentino Flórez, Guillermo Sanna y Jacques Salomon editado y disponible gracias a Diábolo Ediciones, que se está volviendo a publicar en las páginas de Cthulhu en su versión en color. En este caso, el episodio 2 del libro: “El Monte Ngranek”.

Elchinodelpelocrespo firma a continuación otro relato para seguir viajando muy lejos y alto por la obra de Lovecraft: “Ghorandhakara”, un original cuento a todo color ilustrado por Hugo Permuy que se permite un curioso juego con el orden de las viñetas. Y, ya casi llegados al no deseado final, Alfonso Bueno nos deleita con su erudición en un completo artículo profusamente ilustrado de título “El celuloide que cayó del espacio” donde recorre las adaptaciones al cine de Lovecraft en el más perfecto resumen posible para no perdernos ninguna de las películas mencionadas. Alfonso Bueno firma un final cómico en la última página, dibujada por Pedro Villarejo donde #Lovecraft llega a las redes sociales de nuestros días incluso desde el más allá. Broche de oro perfecto para una antología que constituye una verdadera joya para todo seguidor de Lovecraft por un lado, y por otro del increíble, efectivo y espectacular equipo de creadores que habitan en cada una de las páginas de este especial. No lo dudes y sal a buscarlo antes de que se agote y te sea imposible poder disfrutarlo.

Página de “La lampara de Alhazred”.
Página de “El tesoro de Pulchra Leonina”.
Página de “Deshielo”.
Página del artículo “El celuloide que cayó del espacio”.
Página de “Ghorandhakara”.
Documento sin título