Obras Maestras de Marvel en edición de lujo: “El Invencible Iron Man” de D. Michelinie, J. Romita Jr. y B. Layton. Edita Panini Cómics.

0
2605

En una época tan tecnológica como visual donde se intenta llevar al consumo masivo de todo en pantallas, del tamaño que sea, es de agradecer el tesón y la labor de editoriales como Marvel y Panini Cómics por recordarnos que, mucho antes de los grandes éxitos que arrastraron a millones a la moda de los superhéroes en el cine, estuvieron siempre las creaciones en papel. Nosotros solemos recordarlo a menudo: detrás de las mejores ideas, explotadas hasta lo indecible, siempre hubo antes un libro o un cómic del que surgió la idea.

Y este es el caso de toda una nueva línea editorial de Marvel que recupera, en formato de verdadero lujo con tapa dura con lomo imitando a cuero, tamaño de 17×26 centímetros al que se adaptan a la perfección todas las planchas originales restauradas, marcapáginas y un papel mate de alto gramaje donde cada viñeta parece salida de su primera edición. Procedentes de la edición original de Marvel Masterwork y a un precio verdaderamente razonable para nuestro mercado en los tiempos que corren, Panini Cómics nos presenta historias y arcos argumentales imprescindibles del Universo Marvel que muchos aficionados podrán recuperar al fin en todo su esplendor y que, cualquier nuevo iniciado en la mitología propia de la Casa de las Ideas disfrutará con una selección que comienza apostando fuerte.

En un mercado que en otras décadas suponía millones de ejemplares mensuales vendidos, la lucha de decenas de cabeceras, títulos y superhéroes era aún más encarnizada que ahora y de su rápido éxito de ventas dependía su continuación o cancelación. A finales de los años 70 del siglo pasado el personaje de Tony Stark y su Iron Man llegaron a rozar, por diferentes motivos, el fin de su existencia hasta que, un afortunado cambio en el equipo creativo reflotó al personaje y lo convirtió en pocos números en una de las cabeceras con mayor éxito de ventas y repercusión en todo lo que vendría después. Basta recordar que los Estudios Marvel actuales le deben prácticamente su origen a la primera película de Iron Man que, sin lugar a ningún tipo de duda, beben directamente de este cómic y de estos creadores. Su guionista, David Michelinie siempre lo ha tenido clarísimo y aún a día de hoy siempre recuerda en sus entrevistas que “casi todas las adaptaciones cinematográficas de Spiderman y de Iron Man que se han hecho proceden de mi versión del cómic”. Bob Layton, entintador pero también co-guionista de los argumentos contenidos en este tomo, siempre ha sido de la misma opinión y su relación con los Estudios Marvel posiblemente ha hecho posible que ese Tony Stark de defectos tan humanos y tan creíble que se convirtió en icono cinematográfico por excelencia, hiciese lo mismo en viñetas muchos años antes.

El presente tomo se inicia, no obstante, un poco antes del gran trío creativo que brilla especialmente en la portada, y es que las tres primeras historias, “¡El cuerno del Unicornio!”, “¡La amenaza de…Arsenal!” y “¡Traición!”, editadas originalmente entre agosto y octubre de 1978, son obra del respetable guionista Bill Mantlo (artífice del éxito en cómic de los Micronautas o creador de Cloak and Dagger), acompañado al dibujo por Herb Trimpe y Keith Giffen. Inmediatamente después, en noviembre de 1978, llegaron David Michelinie y Bob Layton con sus argumentos y un todavía joven John Romita Jr. ofreciendo su trazo único a una etapa que llegaría mucho más lejos de lo que, posiblemente, ninguno de ellos imaginó.

A partir de “¡Doble pérdida!” Michelinie, Layton y Romita Jr. se convierten en responsables de la transformación de un personaje cansado a uno más creíble a cada página y nueva entrega. Puede que por debilidad propia, como dejamos claro al recomendaros hace muy poco ese otro libro enteramente dedicado a John Romita Jr., pero a largo plazo es más fácil demostrar la importancia del dibujo de Romita Jr. en todo lo que trajeron Michelinie y Layton: a los giros de guión hacia los puntos más débiles del genio millonario de Tony Stark, añadieron nuevas armaduras e infinidad de secundarios que acabarían coprotagonizando muchas tramas, como Jim Rhodes (el futuro Máquina de Guerra) o Bethany Cabe, quien acabaría siendo el gran amor de Stark.

Pero sobre todo, lo más inteligente de ambos guionistas fue darle más importancia a todo lo que quedaba cuando el gran hombre se quitaba su poderosa armadura. Así, convirtieron en héroe al hombre que, más allá de su interminable capacidad de crear tecnología, era capaz de sobreponerse como persona a todas las adversidades imaginables en un mundo habitado por supervillanos cada vez más oscuros. Sobra decir que uno de los mayores logros, que cierra con broche de oro este primer tomo (de tres) de este Obras Maestras Marvel es el capítulo clásico titulado “El demonio en una botella”. Considerado y votado por una inmensa mayoría de los seguidores del cómic como “una de las 20 mejores historias de todos los tiempos del mundo del cómic”, ver a Tony Stark a punto de sucumbir ante la solución fácil de desdibujar sus problemas con alcohol, con un tono especialmente serio, realista y adulto en semejante gran capítulo, afianzó la confianza y credibilidad en un superhéroe que, con razón, nos sigue mereciendo tanto respeto a día de hoy tanto en viñetas como en pantalla.

Un último capítulo antes de una veintena de desbordantes páginas de extras (bocetos, portadas, páginas en blanco y negro traídas de los pulcros originales de Romita Jr.) nos sorprende para cerrar el libro. Y éste es la historia “La Sota de Corazones”, una historia nunca antes reimpresa hasta esta edición, sacada de The Invincible Iron Man y en que el personaje de Sota de Corazones debe enfrentarse a Hemlock de La Corporación. Es todo un regalo final con redondo guión firmado por Bill Mantlo y dibujo de Keith Giffen. A lo que hay que añadir que, igual que este libro lo abre un estupendo artículo de David Michelinie sobre “¿Qué es un Iron Man?”, el epílogo de extras lo cierran un pequeño pero revelador texto del mismísimo Stan Lee: “El poder de Iron Man” y un último artículo de Michelinie titulado “Corazón de hierro, pies de barro”. Final perfecto para una edición del todo imprescindible.

SOBRE LOS AUTORES

DAVID MICHELINIE

David Michelinie es un escritor de cómics estadounidense, más conocido por su labor en Marvel con The Amazing Spider-Man y The Invincible Iron Man, y en DC con la serie Action Comics, protagonizada por Superman. Entre los trabajos más conocidos de Michelinie se encuentran sus dos etapas al frente de la colección protagonizada por Iron Man, para Marvel Comics, con el co-guionista y entintador Bob Layton. En la primera, a finales de los setenta y principios de los ochenta, introdujo los problemas del protagonista con el alcohol así como variantes especializadas de su armadura. Así mismo, creó a los personajes Jim Rhodes y Bethany Cabe, dos de los más cercanos amigos de Tony Stark, y al villano Justin Hammer. El giro argumental más famoso en esta etapa fue cuando el propio Stark fue arrojado del Helitransporte de SHIELD, teniendo que ponerse la armadura en plena caida para sobrevivir. Tras dejar el título en 1981, Michelinie se reunió nuevamente en la misma serie con Layton en 1986 y junto al dibujante Mark Bright cerró las tramas iniciadas por su predecesor Dennis O’Neil, e iniciando la famosa saga de la Guerra de las Amaduras, en la que presentó al villano Fantasma. Michelinie dejó la cabecera de nuevo tras The Invincible Iron Man vol.1 #250, concluyendo su segunda colaboración con Layton en una secuela de la saga de Iron Man y el Doctor Muerte en Camelot que se viese en los números The Invincible Iron Man vol.1 #149-The Invincible Iron Man vol.1 #150.

Michelinie fue también uno de los guionistas de The Avengers desde 1978 hasta 1982 y trabajó con artistas como John Byrne y George Pérez. En esta época, y junto a Byrne, creó a Scott Lang en The Avengers vol.1 #181 y con Pérez creó al Supervisor en el The Avengers vol.1 #195. De 1987 a 1994, Michelinie fue el guionista principal de The Amazing Spider-Man, colaborando con los artistas Todd McFarlane, Erik Larsen y Mark Bagley, donde debutan los supervillanos Veneno en The Amazing Spider-Man Vol.1 #298 y Matanza en The Amazing Spider-Man Vol.1 #361. Previamente, Michelinie introdujo al personaje de Veneno en Web of Spider-Man vol.1 #18, en el cual Peter Parker es empujado repentinamente a la via del metro por un Eddie Brock del cual solo se muestra la mano, siendo este un avance de lo que significa un enemigo inmune al sentido arácnido de Spiderman. Esa sería la primera pista que conduciría a la presentación de Veneno posteriormente, ya en The Amazing Spider-Man.

Michelinie y el dibujante Paul Ryan son, curiosamente, los únicos autores de los números correspondientes a la boda de Spiderman con Mary Jane Watson (The Amazing Spider-Man Annual vol.1 #21), así como la de Superman con Lois Lane (Superman: The Wedding Album, 1996). Ya en el nuevo milenio, Michelinie volvió a la escena del comic colaborando con Bob Layton y Dick Giordano para formar Future Comics, aunque la compañía cerró dos años después en 2004. En 2008, él y Layton colaboraron temporalmente para Marvel en la miniserie de cuatro números Iron Man: Legacy of Doom y en el especial Iron Man: The End.

BOB LAYTON

Bob Layton es un escritor, artista, diseñador y editor de cómics estadounidense con más de 6.400 cómics a su nombre, un criterio creativo que sólo rivaliza con el fallecido Stan Lee. Es más conocido por su trabajo en títulos de Marvel Comics como Iron Man y Ant-Man, y por cofundar Valiant Comics.

A fines de la década de 1970, la revisión y relanzamiento de Iron Man por parte de Bob movió a ese personaje de la lista de cancelaciones a una de las series más vendidas de todos los tiempos de Marvel. La historia clásica de Iron Man “Demon in a Bottle” ha sido votada por los fanáticos como “una de las 20 mejores historias del cómic de todos los tiempos” y las exitosas películas de Iron Man de la última década se basan en gran medida en su trabajo.

También mientras estaba en Marvel, Bob lanzó la primera miniserie en la historia del cómic con su muy elogiado “Hércules: Príncipe del Poder”. Esa serie, que Layton escribió y dibujó, generó varias secuelas exitosas, una novela gráfica y todavía está disponible hasta el día de hoy en formato de bolsillo.

En 1985, Layton ayudó a lanzar la serie “X-Factor” de Marvel, que rompió el récord de ventas de todos los tiempos de la compañía para un solo cómic. También es cocreador de la nueva franquicia Ant-Man y de muchos de los personajes que aparecen en las exitosas películas de Marvel “Ant-Man” y “Ant-Man and the Wasp”, incluido el villano de la segunda película, Ghost.

Layton tiene créditos creativos en 14 películas de Marvel Studios, así como una serie de otros reconocimientos cinematográficos y televisivos. Ha trabajado con luminarias como los nominados al Premio de la Academia Edward James Olmos (“Blade Runner”, “Battlestar Galactica”) y Robert Downey Jr. (“Iron Man”, “The Avengers”, “Chaplin”) , Jon Favreau (“Iron Man”, “Elf”, “The Mandolorian”), Kevin Feige (Marvel Studios), David Heyman (Harry Potter), Dante Harper (“Al filo del mañana”, “Misión Imposible”, “Alien: Covenant”) y el fallecido gran George Romero (“La noche de los muertos vivientes”).

JOHN ROMITA JR.

Hijo de Virginia John Romita (Sr., cuyos trazos definieron el look más icónico del Universo Marvel), John Romita Jr. creció viendo pasar un desfile de superhéroes por la mesa de dibujo de su padre. Tras estudiar arte y diseño, debutó de inmediato en una Casa de las Ideas que ya había dado hogar a alguna creación suya… ya que de su mente adolescente nació el Merodeador.

Su carrera comenzó con las seis páginas de “Chaos at the Coffee Bean!” (“¡Caos en el Coffe Bean!”), una historia contenida en The Amazing Spider-Man Annual #11 USA (1977), pero fue al siguiente año cuando despegó bajo la armadura de Iron Man al acompañar a David Michelinie y Bob Layton en una etapa inolvidable en la que conocimos a personajes como Bethany Cabe o Justin Hammer. Del mismo modo, cuando a principios de los años ochenta comenzó a ilustrar las aventuras del trepamuros en The Amazing Spider-Man, cocreó a Madame Web junto al guionista Dennis O’Neil, o al Duende junto a Roger Stern. Tras ser el artista del evento marvelita Contienda de Campeones y, durante tres años, de La Imposible Patrulla-X de Chris Claremont, desde 1988 a 1990 Romita Jr. se encargó de dar vida al Daredevil de Ann Nocenti sintiéndose, por primera vez, parte del proceso creativo en una etapa que dejó aún más personajes para la posteridad, como María Tifoidea.

En los noventa se reencontró con varios de esos héroes, como los mutantes con Scott Lobdell a los guiones, Iron Man en “La Segunda Guerra de las Armaduras” de John Byrne, o Daredevil en El Hombre sin Miedo, que en 1993 le reunió con Frank Miller. También ilustró otros como El Castigador en “Zona de Guerra”Cable en su propia miniserie, o el relanzamiento de Thor junto a Dan Jurgens. Pero fue con su amistoso vecino arácnido con quien cerró la década y cambió de siglo, balanceándose desde Peter Parker: Spider-Man junto a Howard Mackie hasta El Asombroso Spiderman con el guionista televisivo J. Michael Straczynski, con quien firmó increíbles arcos argumentales y un sentido homenaje a las víctimas de los atentados del 11-S.

Los dosmiles le depararían aún más títulos imprescindibles con personajes tan famosos como Lobezno en “Enemigo del Estado”, de Mark Millar, o Hulk con Greg Pak, en el evento World War Hulk… También fue el encargado de volver a presentar y hacer relevantes, en el Universo Marvel moderno, a personajes clásicos como Pantera Negra, en el inicio de la memorable etapa de Reginald Hudlin, o Los Eternos, las creaciones de Jack Kirby, recuperadas por Neil Gaiman en una deliciosa miniserie. Romita Jr. regresó una vez más a la cabecera de Spidey junto al guionista Dan Slott, y de nuevo con Millar, cocrearon un nuevo título propio que rompería con todo, tanto entre viñetas como en la gran pantalla: Kick-Ass.

Romita Jr. lo ha hecho todo, y no sólo en Marvel.En 2014 aterrizó en DC, donde dibujó el Superman de Geoff JohnsAll-Star Batman con Scott Snyder, o Superman: Year One, una vez más junto a Frank Miller. Unos años después, a principios de 2021, decidió volver a casa justo a tiempo para la celebración del sexagésimo aniversario de la Primera Familia marvelita, ilustrando Fantastic Four #37 USA: 60 Años… y poco después ayudó a soplar las velas al héroe con el que comenzó su trayectoria en la editorial, como artista de la actual etapa de El Asombroso Spiderman escrita por Zeb Wells… se ve que usar lanzarredes es como montar en bici, no se olvida.

Documento sin título