Post-apocalipsis en blanco y negro: ECC Cómics reedita “Hombre” de Antonio Segura y José Ortiz.

0
2526

Hay libros y cómics que, brindando esperanza a la permanencia del buen gusto y la inteligencia, siguen agotándose a cada reedición y tirada. Hombre de Antonio Segura y José Ortiz es uno de esos inagotables casos. Incluso si los aficionados fueron de los que siguieron la historia por entregas en las revistas K.O. Comics o Cimoc, incluso si se hicieron con el integral de EDT en 2013 o con del de Evolution/Panini en 2016. No importa. Quienes reconocen en el arte e historias de sus artistas la maestría de dos de los mejores autores de cómic que hemos tenido en este país lo tienen claro. Y te animamos a sumarte a este fenómeno antes de que esta nueva edición, en este caso por parte de ECC Cómics, se agote y te sea imposible encontrarla.

LO QUE APORTA LA PRESENTE EDICIÓN

Para empezar, ECC Cómics lleva funcionando desde hace tiempo con una división de Arte y Coleccionismo, nacida en 2019 con el objetivo de “conservar adecuadamente el arte original de los autores de cómic a los que representamos, y darles visibilidad en el pujante mercado del arte original, comercializando sus trabajos y sobre todo, proporcionando el mejor servicio y la mejor experiencia posible a nuestros clientes”. Intermediarios en la venta de arte original de un elevado número de nuestros autores clásicos más importantes del siglo pasado, ECC Arte y Coleccionismo ha dado un paso más allá por la recuperación del patrimonio del cómic español y la reivindicación de los mejores autores de nuestra historia lanzándose a la edición de cómics a partir del ingente patrimonio de material original al que tienen acceso. Esta nueva edición de Hombre es fruto directo del acuerdo alcanzado con los herederos de José Ortiz y Antonio Segura, inaugurando una biblioteca a través de la cual se pretende poner en valor el trabajo del dibujante, uno de los grandes referentes del noveno arte, cuyo talento fue reconocido a nivel internacional. Esta edición de Hombre se ha preparado directamente a partir de páginas originales, restauradas para la ocasión respetando al máximo el trabajo de los autores hasta el punto de que, por hacer justicia a una obra tan emblemática, en todos los casos en los que ha sido posible se ha optado por mantener incluso la rotulación original, limitando los cambios a las correcciones ortotipográficas esenciales.

En cuanto al orden de las historias recopiladas en este primer volumen, a pesar de que Hombre protagonizó su primera aventura en las páginas de la siempre recordada revista Cimoc núm. 1 (1981), ECC se ha decantado por situar en primer lugar los episodios de la historia El mejor mundo posible, serializada en la revista K.0.Comics (|984), por entender que funcionan como inmejorable presentación de este fascinante universo de ficción. Aquí es donde al aficionado deberían ponérsele los dientes largos porque dicha saga se presenta en esta reedición con una importante novedad: la inclusión de un quinto capitulo que hasta el momento permanecía completamente inédito. Por otra parte, a la hora de reproducir las historias publicadas originalmente en Cimoc, se decidió respetar la voluntad expresada en su momento por el propio José Ortiz de comenzar por la historia Una tumba de hormigón, a pesar de que, en realidad, esta fue la segunda historia del personaje aparecida en dicha cabecera. El resto de aventuras de Hombre pertenecientes a esta etapa de Cimoc están ordenadas en función de su fecha de publicación, independientemente de cuándo fueron dibujadas.

Sobre la apariencia de esta reedición, si eres de los que ya tenías algunas de las anteriores y te preguntas sí merece la pena hacerse de nuevo con este cómic, la respuesta es sin duda. En un formato espectacular de 31 x 22,5 cm. en tapa dura, para el interior se ha invertido en un papel mate que parece dotar de vida al prodigioso dibujo de José Ortiz. El trabajo con las planchas originales ha sido prodigioso en este primer volumen que incluye sólo historias en contrastado blanco y negro. Honestamente, el resultado es espectacular. Además, insisto: todo un capítulo inédito de la etapa en K.O. Comics que suponen catorce páginas imprescindibles. Y, por si fuera poco y eres de los que no pierden en tiempo, la primera edición de este Hombre, incluye una lámina de regalo con la ilustración elegida como portada del libro en unidades limitadas. Este primer volumen incluye, como ya hicieron los anteriores integrales, un prólogo a cargo del autor de cómics Paco Roca titulado “Un clásico postapocalíptico para tiempos preapocalípticos”. Y, por si echas en falta el texto de Alfonso Font que figuraba en anteriores ediciones, ECC ya se ha adelantado a anunciar que ese texto irá previsiblemente en el volumen dos, donde prometen además ilustraciones y bocetos nunca antes publicados.

EL MUNDO POST-APOCALÍPTICO DE HOMBRE

Desde las primeras páginas, Hombre nos lanza, sin anestesia o edulcorantes posibles a un planeta desolado, hundido, atroz. La sucesión de catástrofes naturales, conflictos bélicos y crisis energéticas han llevado a los seres humanos a sobrevivir en sociedades que podrían definirse de mil formas, pero en ningún caso civilizadas. Y allí, como el resto de vidas anónimas cuyo valor es ninguno, acompañamos a un hombre en su lucha diaria por seguir respirando. Hombre nació, como ya hemos apuntado, como una serie por entregas en las revistas K.O. Comics y Cimoc entre 1981 y 1994. Y allí, en aquella cita en las desaparecidas revistas mensuales, se convirtió en una de las sagas más memorables en la historia del cómic nacional gracias al talento de Antonio Segura y José Ortiz, autores capaces de sacar adelante historias de cualquier temática pero que optaron por mezclar el western y la ciencia ficción en un relato que, por desgracia, cada vez nos queda más cercano con solo mirar alrededor.

Paco Roca hace una acertadísima introducción a esta obra. Él, como muchos de los que consideramos Hombre como la Obra Maestra que es, también vivió esta historia como quienes la descubrimos en esa añorada época de tantas cabeceras de revistas de cómics llenando las librerías y quioscos (Cimoc, Cairo, Totem). Todavía recuerdo perfectamente la zambullida creativa que suponía poder descubrir mensualmente lo mejor de las historias de fuera que no siempre se publicaban aquí, junto a lo mejor de nuestros autores, por entonces con su propio espacio. Tantos años después, lo mejor de Hombre sigue siendo su visionaria vigencia. Y es que la violencia y crudeza con que los guiones de Antonio Segura nos enfrentaban a un futuro apocalíptico donde el hombre sigue siendo el peor enemigo del hombre, apenas parecen el prólogo de lo que se podría vivir en breve en nuestros propios días.

Hombre fue antes que La Carretera de Cormac McCarthy y compartió camino y década ochentera con el triunfo de Mad Max y una Guerra Fría que nos tuvo años pensando en una Tercera Guerra Mundial o en un mundo postnuclear mil veces reflejado en literatura y cine de la época. A pie de calle, cuando los tebeos seguían siendo uno de los sanos vicios más baratos, poder seguir junto al protagonista de Hombre mes a mes sus desventuras, se convirtió en uno de los mejores momentos de esas inolvidables revistas. Releída hoy después de tantas otras veces, el sabor sigue siendo tan áspero como creíble; y como sólo pasa con las mejores obras de ciencia ficción, se mantiene, con el paso de los años, actual y con el mismo mensaje. Hombre te engancha cada vez que relees sus páginas. Y no sólo por la credibilidad de todos los personajes de Segura, sino por la elección del mejor dibujante posible para algo así: José Ortiz. Con un reconocimiento internacional posiblemente menos celebrado de lo que se debiera, la crudeza del blanco y negro agudiza en este primer volumen el tono de las historias. José Ortiz hizo de la tinta un rasgo más de los que dieron vida propia a un superviviente que también ha pasado por encima del tiempo, manteniendo vivo el nombre de dos autores que te resultará imposible olvidar si es la primera vez que te embarcas en este mundo y que si, ya lo conocías, celebrarás poder leer de nuevo con la dignidad de un libro que merece estar en toda biblioteca de aficionado al cómic que se precie de serlo.

SOBRE LOS AUTORES

JOSÉ ORTIZ (Cartagena, 1932 – Valencia, 2013)

Fue uno de los autores más celebrados del comic español, poseedor de una extensa y prolífica trayectoria. Tras debutar en 1950, se trasladó a la ciudad levantina, donde compartió estudio con su hermano Leopoldo y grandes dibujantes de la época como Miguel Quesada o Luis Bermejo. Entre sus primeros encargos profesionales destacan los realizados para Editorial Maga, como la exitosa Dan Barry el Terremoto. A estos proyectos iniciales les siguieron Sigur el Vikingo y Hazañas del Oeste para Turay, y su participación en Bisonte Extra Ilustrada y la Colección Historias de Bruguera. A partir de la década de los sesenta y a través de la agencia Bardon Art, Ortiz orientó su carrera hacia el mercado británico, trabajando en cómics bélicos, tiras de prensa como Carolyn Baker y en las series UFO Agent o Rogue Trooper, así como en las historietas románticas Romeo y Valentine. El éxito de Grandes mitos del Oeste, con guion de Josep Toutain, marca el inicio de la década de los setenta, propiciando su desembarco en el mercado estadounidense través de la agencia Selecciones Ilustradas. Inició así una fructífera colaboración con Warren Publishing, dibujando historias para Creepy, Eerie y Vampirella y recibiendo en 1975 el premio Warren al best all around artist.

Los encargos para mercados extranjeros tuvieron continuidad en títulos como Tarzán, El hijo de Tarzán o El cuervo. Consolidado entre los grandes dibujantes de su época y en pleno boom del cómic adulto en España, los años ochenta estuvieron marcados por la fundación, junto a otros ilustres colegas de profesión, de Ediciones Metropol, que dio cobijo a las cabeceras Metropol, Mocambo y K.O.Comics. Posteriormente, centró sus esfuerzos en revistas nacionales de Toutain y Norma, como Cimoc, Zona 84 y Creepy. Allí se publicaron series tan recordadas como Hombre, Burton y Cyb, Las mil caras de Jack el Destripador o Ives, siendo Antonio Segura -también autor del guion de Bud O’Brien– uno de sus colaboradores más recurrentes. Durante la década de los noventa, Ortiz publicó en revistas como Torpedo, Ozono o L’Eternauta, y tras dibujar Orígenes del hombre americano y La civilización Inca, retomó su incursión en mercados foráneos. Durante esta ultima etapa, trabajó especialmente para la editorial Bonelli (Ken Parker, Tex) y para revistas británicas (Eagle, Scream!, 2000AD). Todo un referente del noveno arte cuyo talento fue reconocido con galardones como el premio Oso 2010 a la labor de una vida de Expocómic, el gran premio del Salón Internacional del Comic de Barcelona 2012 o el premio Haxtur “al autor que amamos” del Salón del Comic de Asturias de 2013.

ANTONIO SEGURA (Valencia, 1947-2012)

Fue uno de los grandes guionistas del cómic español, partícipe de algunas de las obras más celebradas de nuestra historieta. Su debut en el medio se produjo a comienzos de la década de los ochenta, coincidiendo Con el boom del cómic adulto. Por aquel entonces inexperto pero entusiasta, el guionista centraba sus esfuerzos en la redacción de cuentos de ciencia ficción. Su trayectoria experimentó un punto de inflexión cuando le presentaron a tres dibujantes interesados en crear obra propia: José Ortiz, Luis Bermejo y Leopoldo Sánchez. Los proyectos propuestos por Segura a estos historietistas de primerísimo nivel fueron Hombre, Bogey y Orka, respectivamente, que a la postre fueron publicados en la revista Cimoc de Norma Editorial. Su carta de presentación como guionista fue inmejorable, mostrando ya por aquel entonces una de sus grandes virtudes: pese a su predilección por la ciencia ficción, la versatilidad con la que abordó géneros tan variados como el western, el fantástico, el noir, el terror o las aventuras era innegable.

A estos proyectos iniciales les siguieron muchos otros. Prolífico y de imaginación inagotable, a lo largo de su extensa trayectoria tuvo ocasión de publicar historias serializadas en las principales revistas españolas, como Cimoc, Zona 84, Metropol y K.O. Cómics. Con el tiempo se convirtió en uno de los colaboradores más recurrentes de Ortiz. Junto, firmaron obras como Burton y Cyb, Las mil caras de Jack el Destripador, Juan el Largo, Bud O’Brien, Ives -posteriormente rebautizada como Morgan– y Ozono. Pero en su bibliografía también destacan otras colaboraciones con nombres tan ilustres como los de Jordi Bernet, con quien trabajó en Kraken y Servan, o Ana Miralles, junto a quien desarrolló Eva Medusa. A partir de 1997, Segura comenzó a trabajar casi en exclusiva con la mítica editorial italiana Bonelli, estableciendo una duradera relación profesional que se prolongó durante 15 años. Fruto de esta colaboración, escribió historias para las cabeceras Tex y Magico Vento, donde se reencontró con Ortiz. A lo largo de su dilatada trayectoria, además del respeto, el reconocimiento y el cariño de profesionales y lectores, recibió los premios Haxtur del Salón Internacional del Comic del Principado de Asturias de 1993 al mejor guión, a la mejor historieta larga y al finalista más votado por el público por Eva Medusa.

Documento sin título