Viñetas para dar voz a las mujeres de Irán: “Mujer vida libertad”. Un proyecto de Marjane Satrapi editado por Reservoir Books.

0
1565

Marjane Satrapi, la conocida autora de Persépolis, reúne a diecisiete de los mejores talentos del cómic, entre los que se encuentran Paco Roca y Patricia Bolaños.

El 16 de septiembre de 2022, en Irán, Mahsa Amini sucumbió ante los golpes propinados por la policía de la moral por no llevar bien colocado ese velo que marca las vidas de las mujeres en los países árabes. Su muerte levantó una ola de protestas por todo el país que se convirtió en un movimiento feminista sin precedentes. Entre otras cosas, porque en un país tan sobradamente conocido por sus violentas represalias contra todo contrario al régimen, fueron muchos los hombres que decidieron unirse también a uno más de tantos crímenes injustificados. Como por desgracia vivimos en un mundo hipersaturado de información que apenas mantiene el interés de las masas el minuto en el que se genera alguna tragedia aún peor, la carismática autora Marjane Satrapi pretende mantener viva y aumentar si es posible la llama de la revolución del velo iraní con un libro bastante especial. Basado en la investigación periodística y de expertos del tema, Marjane Satrapi ha reunido a tres especialistas: el politólogo Farid Vahid, el reportero Jean-Pierre Perrin y el historiador Abbas Milani, para dotar de información e ideas a diecisiete de los mejores talentos del cómic actual y de las últimas décadas. El resultado es un cómic basado en historias y datos reales, donde gigantes de la viñeta como Joann Sfar, Pascal Rabaté, Lewis Trondheim o Winshluss firman historias cortas con artistas iranís y también con dos artistas españoles de obvio calado internacional como son Paco Roca y Patricia Bolaños, quienes presentaron de forma multitudinaria este libro a los medios ofreciendo su visión de Mujer Vida Libertad.

“Este libro da mucha información sobre muchísimos temas, para que te hagas una idea general de lo que está sucediendo ahora en Irán, pero también de por qué está sucediendo esa oposición al régimen”, explicaba Patricia Bolaños, una de las autoras del libro. Lo mejor es que, coordinado por la mente brillante de Marjane Satrapi, Mujer Vida Libertad nos hace entender los acontecimientos desde el principio de los tiempos de forma muy ordenada. No hay nada como la Historia para recordar lo que olvidamos, los errores que repetimos y, en lugares como Irán, las libertades que se perdieron. Marjane Satrapi ilustra una reveladora introducción titulada “Una historia persa del bien y del mal” donde, más allá de la libertad perdida en el siglo XX por las mujeres iraníes y la rebelión actual, las mujeres han tenido que luchar desde los orígenes de este maltratado país: “La mitohistoria iraní está llena hasta rebosar de mujeres liberadas y liberadoras”, afirma Satrapi recordándonos la cantidad de luchadoras que se atrevieron a enfrentarse al fanatismo aún sabiendo que perderían la vida.

A partir de ahí el viaje se convierte en una experiencia ante la que es imposible mantenerse indiferente. A través de decenas de formas de dibujar y entender el cómic aquí como forma de denuncia, autoras y autores se suceden en un desfile de testimonios, historias y hechos reales capaces de conmover conciencias y despertarnos del letargo en que tenemos la suerte de vivir los occidentales. Bahareh Akrami retrata la historia de Mahsa Yina Amini. Catel el inicio del movimiento con ese lema que da titulo al libro. Shabnam Adiban ilustra a todo color de manera magistral la canción de Shervin Hayipur, el joven cantante iraní que, en un país donde el régimen controla la música que se hace, él se atrevió a grabar y difundir la sobrecogedora canción Baraye, que reunía tuits con las reivindicaciones de los manifestantes. El tema se hizo viral y en dos días se escuchó 40 millones de veces. Y aunque la policía del régimen le detuvo, borró el tema de su instagram y le amenazó, al final pudo escribir en su cuenta de instagram “hemos ganado” porque así fue: que el mundo entero escuchase lo que pasó y sigue pasando y que no se olvide es uno de los mayores objetivos de todo lo luchado y de este libro también.

Las aportaciones de pesos pesados como Pascal Rabaté narrando con crudeza “Una manifestación en Irán” o Lewis Trondheim ridiculizando a los fanáticos en “La locura de la censura”, donde cuenta el esperpento del Ershad o Ministerio de Orientación Islámica, que tuvo a su cargo a un viejo religioso ciego que “veía” las películas haciendo que sus subalternos le contasen las escenas, no tiene precio. Joan Sfarr, por su parte, hace una reflexión final en el capítulo “Y, después, ¿qué?” convirtiendo en viñetas su conversación son su buena amiga Marjane Satrapi junto al periodista Jean-Pierre Perrin y el politólogo Farid Vahir.

Y entremedias la vida de personas reales perdidas dibujadas en muchos casos con la aridez que merece un régimen basado en el miedo, la extorsión y las torturas indiscriminadas y sin justificación. Cada historia corta o relato merecen su momento porque todos los que han caído merecen ser recordados y que su esfuerzo haya servido para mejorar en algo la vida de quienes quedan detrás. Como remarca Paco Roca, “El mensaje es que aunque estemos a muchos kilómetros de distancia y haya diferencias culturales, pero mucha gente piensa en ellos y los apoya y son protagonistas de todas estas historias. Desde aquí es muy fácil criticar y decir ciertas cosas. El valor es hacerlo allí. Estamos con ellos”.

ARTISTAS ESPAÑOLES EN UN LIBRO UNIVERSAL

Sin dejar de lado la seriedad del tema y el objetivo final del libro, sin duda una de sus mayores sorpresas es ver el nombre de dos artistas españoles entre tantos otros de renombre internacional. Patricia Bolaños, ilustradora española residente en Brooklyn, que ha publicado en publicaciones del renombre de Harper’s Bazaar, Esquire, Vanity Fair o Conde Nast Traveller, al recibir un e-mail de Marjan Satrapi pensó inicialmente que “se trataba de una estafa”. Cuando se dio cuenta de que la cosa iba en serio y acabado su trabajo, reconoce que “para mi trabajar en este proyecto ha sido un orgullo por poder compartir páginas con compañeros tan prestigiosos y talentosos, pero principalmente ha sido una responsabilidad sobre todo contar una historia tan necesaria en este momento de modo que captes la empatía del lector. Ha sido un ejercicio tremendo de conocimiento sobre un montón de  cosas de las que no estaba al tanto y que me alegra muchísimo que se pongan encima de la mesa a través del libro”.

Su historia, como las dos que firma Paco Roca, quizás son de las más “amables” del libro, aunque no menos importantes porque, como recuerda Patricia, “hacer llegar estas historia a la gente creo que hace que la gente empiece a mirar a Irán de otra manera. Puede ayudar en la concienciación y la solidaridad internacional”. La suya, titulada “Los niños mimados del régimen”, habla de los Aga Zadeh, esos hijos privilegiados e hipócritas de los oligarcas del régimen que, expoliando un país rico en materias primas (basta mencionar el petróleo), se dedican a practicar lo contrario al fanatismo irracional que tantas muertes causa. Como Patricia refleja a la perfección y con la acidez que se merecen semejantes personajes, “se hacen pasar por buenos musulmanes pero en su mayoría no creen en ninguna religión. Dicen llevar una vida austera pero tienen casas gigantescas en los barrios más distinguidos de Teherán”.

En cuanto a uno de nuestros dibujantes de mayor éxito como es Paco Roca, agradece la experiencia de “participar en un libro así, que coordina Marjane , que sabes que lo hace todo bien y que va a tener muchísima difusión y luego cuando empiezas a ver a cantidad de autores a los que siempre has admirado y que en su momento fueron y lo siguen siendo una revolución tanto del cómic europeo como del cómic mundial“. Sobre la idea de Marjane Satrapi de revitalizar la lucha latente en Irán a través de viñetas puntualiza que “el cómic tiene herramientas suficientes para tratar cualquier tema y hacerlo de una forma que funciona. Es una buena manera de utilizar el lenguaje del cómic. Yo conocía a la mayoría de autores y es una suerte estar con autores que marcaron el camino de la novela gráfica y del cómic. Es una suerte“.

Paco Roca firma dos historias: “Sublevarse a los 20 años” y “El diálogo de los muertos” de las que el autor detalla: “en mi caso he jugado un poco con el tema de la ficción. Quizás mis historias son menos periodísticas pero pensaba que va a un público europeo y al público iraní, pero sobre todo es llegar con lo que cuentes y me parecía que una carga de emotividad también puede funcionar para hacernos más cercano, más en nuestra piel, lo que estaba ocurriendo. En un caso era contar el difícil acceso de las mujeres a la universidad, donde son tratadas como de otra época y ver cómo se fueron rebelando incluso desde los colegios infantiles. Uno de los ejemplos fue la segregación a la hora de comer separando a los estudiantes chicos de las chicas. Como no les dejaban comer juntos, decidieron salir a hacerlo todos juntos al jardín de la universidad”. El inconfundible dibujo del autor español supone un soplo de aire fresco en comparación a las trágicas historias y testimonios que nos llevan incluso a lo más profundo de las temibles cárceles iraníes. Y a veces, en momentos de desesperación, en los detalles puede estar el único avance posible. Señalando que sus bocetos iniciales fueron corregidos varias veces en el caso de “Sublevarse a los 20 años” por el largo y clase de ropa, la colocación del velo y otros detalles insignificantes para nosotros, pero que en Irán te pueden llegar a costar la vida. Roca destaca respecto a la seriedad y detalle de toda la información que se les facilitó que la seriedad de “contar en este caso con periodistas y politólogos, gente que de primera mano conoce la situación lo convertía en algo que podría haber sido un mero ejercicio en algo que tiene esa profundidad y crítica para que funcione, usando el cómic para algo que no sea el entretenimiento”.

En “El diálogo de los muertos” Paco Roca aprovecha el escenario del cementerio de Bedesht-e-Zahra, que Marjane Satrapi describe como “el mayor de Irán (…), donde los iraníes cuidan las tumbas de sus familiares con poemas, flores y decoraciones, y donde les gusta reunirse, velar a sus muertos e incluso hacer pícnics junto a ellos”, para recrear un diálogo poético sobre el sentido de la lucha entre los mártires de la guerra entre Irán e Iraq y un manifestante de Mujer Vida Libertad. Roca resume a la perfección la tristeza de tantos caídos en conflictos y en protestas pidiendo justicia: “mártires sin pretenderlo”.

Hablando en conjunto de Mujer Vida Libertad, Paco Roca reflexiona y nos hace darnos cuenta de la importancia de proyectos como este libro: “nunca sabes hasta que punto un libro puede cambiar las cosas, pero es verdad que los cambios sociales siempre vienen desde abajo hacia arriba y por eso es importante crear elementos que llamen a la reflexión. Los cómics, las novelas, el cine, me parecen medios que ayudan al cambio. Las que de una forma no paternalista y a veces por medio de las emociones hacen que nos demos cuenta de determinados factores cuando ya estamos vacunados de tantas malas noticias. Y ojalá que esa reflexión que empieza desde abajo llegue a la clase política”.

Te aseguro que su lectura no te dejará indiferente. Una obra recomendable porque, incluso si caes en sus páginas tentado de la posibilidad de leer a tantos autores y autoras que admires en un solo tomo, cuando te pierdas en lo que cuentan tu visión tu mirada sobre Irán y, un poco también, sobre este mundo nuestro en que a veces sólo nos enteramos de lo que los de arriba quieren que nos enteremos.

SOBRE LAS AUTORAS Y AUTORES

Marjane Satrapi nació en 1969 en Rasht (Irán) y vive en Francia desde 1994. La publicación de Persépolis (2000-2003), una innovadora serie de cómics autobiográficos, le valió un éxito fulgurante en Europa y Estados Unidos. Siguieron dos novelas gráficas más para adultos, Bordados (2003) y Pollo con ciruelas (2004), así como varios libros infantiles. Ha colaborado en revistas y periódicos de todo el mundo, y actualmente se dedica a la dirección cinematográfica, con cinco películas en su haber, entre ellas las adaptaciones de Persépolis (2007) y Pollo con ciruelas (2011). Mujer, Vida, Libertad (2023) es su último proyecto gráfico.

Documento sin título